Archivo de la etiqueta: nuevas tecnologías

Apple y los libros de texto

Las noticias de instituciones educativas utilizando iPads comenzaron a proliferar desde sus primeros meses en el mercado. Al principio eran solamente grupos de estudiantes o “clases”. A estos grupos piloto les siguieron instituciones educativas que optaron por entregar iPads a todos sus estudiantes. Hoy Apple anuncia más de un millón y medio de usuarios de instituciones educativas. Esta cifra es sorprendente y da cuentas de un mercado ya no tan incipiente como un año atrás. Si este mercado había logrado crecer por sí mismo, el empujón que ha recibido el día de hoy podría catapultarlo de manera definitiva. Todo esto dentro de Estados Unidos, por supuesto.

En nuestro mercado de lengua española, el panorama es menos alentador. La industria editorial hispanoamericana ha hecho todo lo posible por no incursionar en la edición digital y es con mucha reserva que las grandes editoriales van creando sus departamentos de libros electrónicos. Y si bien el iPad se ha convertido cada vez en un objeto más común, todavía tiene un precio alto para muchas personas, según nuestro medio y el ingreso per cápita de nuestros países.

Apple con su más reciente anuncio ha dado un paso más allá: ha rediseñado la applicación de iPad iBooks para un tipo de libro distinto del que es posible con el formato .epub. La única plataforma similar, hasta el momento, era Inkling, ya con un gran avance en este campo.

Pero lo que realmente me ha quitado el aliento del anuncio de Apple es el nuevo programa para Mac iBook Author (Autor de iBook). Con esta aplicación alevosamente gratuita, Apple quiere poner la autoedición en las manos de los usuarios. “Queremos poner los libros de texto en las manos de los estudiantes y de los docentes”, declaran. Pero hay quienes ya estamos haciendo otros planes.

El diseño de libros digitales, el verdadero diseño de libros digitales, todavía es algo distante del usuario común. Ciertamente es posible pasar cualquier documento en formato texto a .epub gracias a programas gratuitos y de código abierto como Calibre. Pero si se quiere incursionar en algo más profesional, hay que acudir a otras soluciones costosas y prohibitivas, como el Adobe InDesign 5.5. Con este nuevo impulso proporcionado por Apple, llega la autopublicación de otro tipo de libro: el libro interactivo, ilustrado, bello. El nuevo libro de la era digital.

Deja un comentario

Archivado bajo Era digital, Herramientas informáticas, Libro electrónico, Libros híbridos, Materiales didácticos, Nuevas tecnologías, Obras didácticas, Software para escritores, Tecnologías de la palabra, Vooks

Vitamin-R: escribir por objetivos

Fijar objetivos concretos, claros, puntuales y precisos es una de las maneras para sacar el máximo provecho de los escasos y preciosos momentos diarios que dedicamos a escribir. Vitamin-R es un programa diseñado para lograr precisamente esto: fijarse un objetivo pequeño y cumplirlo. Es muy útil para lograr el éxito inmediato en proyectos cortos y puntuales, como un artículo, y para sostener la energía y la disciplina de los proyectos de largo plazo, como un libro completo.

“Time slices”: dividir el tiempo por objetivos

La principal herramienta del programa es la creación de porciones de tiempo (time slices) en la cual se cumpla un objetivo sencillo y puntual.

Está basado en la técnica Pomodoro, desarrollada por Francesco Cirillo en la década de los ochenta. Cirillo empleaba un reloj de cocina y una hoja de papel en donde anotaba el objetivo por cumplir. El sonido del reloj y el timbre automático al final contribuyen a crear reflejos condicionados, de manera que con solo crear el “ambiente” adecuado, nuestro cuerpo sabe qué nos disponemos a hacer a toda costa.

Con Vitamin-R se crean porciones de tiempo de 60 minutos o menos. Al finalizar el periodo de tiempo, se emite un aviso y se abre una ventana para registrar si el objetivo se cumplió o es necesario extender el periodo de tiempo actual. La porción de tiempo se puede extender cuantas veces sea necesario.

Monitoreo y autoevaluación

Otra de las funciones de Vitamina-R es guardar registro del grado de concentración o distracción experimentado. Este pequeño acto de honestidad aumenta el nivel de consciencia sobre el aprovechamiento del tiempo para ajustarse durante el progreso de la tarea.

Digamos que me fijé una porción de 30 minutos y todavía tengo una hora disponible. Al cabo de los 30 minutos el programa me pregunta si terminé con éxito. Primero me doy cuenta de cuánto tiempo se me ha fugado de las manos. Segundo, si respondo que la tarea está inconclusa y experimenté distracción, inmediatamente puedo rectificar y aprovechar la hora que falta. O bien, admitir mi estado de agotamiento y tomar un descanso, ya sea programado o abierto.

Avisos periódicos hablados o escritos

Una de las ventajas del Vitamin-R es su gran variedad de opciones de personalización. Se le puede indicar que lea un mensaje de voz cada cierto tiempo, para decir cuántos minutos quedan. Estos mensajes contribuyen a mantenerse alerta y ejercen cierta presión para seguir escribiendo.

Para quienes los mensajes hablados puedan resultar incómodos o distractores, también existe la posibilidad de usar notificaciones Growl, con una pequeña ventana gris en una esquina de la pantalla.

Tic-tac o ruido (“white noise”)

El programa incluye la posibilidad de personalizar un sonido continuo, como el tic-tac de un reloj o la generación de ruido (white noise), ese sonido neutral, sin palabras ni música, que se escucha cuando no hay señal alguna en la radio. Así se puede tener un mecanismo de presión o contribuir a bloquear las distracciones externas.

Registro, pendientes y sincronización

La última función destacada es el registro de todo cuanto se ha realizado. Guarda el tiempo total dedicado a cada objetivo, el grado de motivación y tiene una ventana para escribir cualquier pendiente que se desee retomar en una próxima sesión de trabajo, cuando los objetivos han quedado inconcluso. Si bien he utilizado poco esta función, resulta de utilidad para retomar la labor exactamente adonde la habíamos dejado y, con esto, facilitar la tarea de comenzar a trabajar al día siguiente.

Otra ventaja es que, a través de Dropbox, puede sincronizar varias computadoras Mac.

En síntesis

Vitamin-R es un programa simple que se convierte, poco a poco, en una herramienta indispensable para mantener la motivación y alcanzar la sensación de éxito diariamente, en cada sesión de escritura.

Es un programa de pago y se puede adquirir en el sitio web de los desarrolladores o en la AppStore.

Hasta el momento, no he logrado encontrar ningún programa idéntico para Windows, pero si usted tiene interés, puede buscar en la Red software basado en la técnica Pomodoro. Al menos encontrará cronómetros y, alguno de ellos, quizás comparta algunas de las funciones con Vitamina-R.

Artículos relacionados
Las ventajas de la escritura por objetivos
Herramientas informáticas: concentración y objetivos claros
Concentrate: poner en marcha el entorno de escritura
Dropbox: la magia del respaldo en la nube

3 comentarios

Archivado bajo Herramientas informáticas, Nuevas tecnologías, Software para escritores

Concentrate: poner en marcha el entorno de escritura

Concentrate es un programa diseñado para facilitar el inicio de las tareas y sostener la atención. El programa se configura de acuerdo con las actividades y distracciones de la persona, de modo que abra automáticamente algunas aplicaciones, realice un conjunto de acciones y bloquee todo lo demás. Por un lado, el programa facilita el inicio de las labores diarias, con sus acciones automatizadas concentradas en un clic. Por otro, lo obliga a uno a mantenerse en una misma actividad sin perderse en el Facebook, el correo electrónico, los juegos o cualquier otra acción que nuestra computadora nos permita hacer en lugar de escribir.

Antes de empezar: qué quiero, qué necesito y qué me distrae

Conviene iniciar con un diagnóstico: ¿qué voy a hacer hoy?, ¿cuáles programas utilizo para esta labor?, ¿cuáles son mis tareas típicas para cada una de mis formas de escritura?, ¿hoy quiero escribir o investigar?, ¿cuáles son mis distracciones más usuales?, ¿qué otros estímulos me ayudan a mantenerme en actividad?, ¿de cuánto tiempo dispongo?

Hay quienes tienen un único proyecto o acción de escritura, siempre usan los mismos programas y padecen siempre del mismo vicio. Otras personas, como yo, con varios proyectos entre manos, podemos diseñar varios entornos de escritura.

Cómo diseñar un entorno de escritura en Concentrate

Por entorno de escritura me refiero al conjunto de aplicaciones, acciones y estímulos que se requiere para cada forma de escritura, proyecto o etapa del proceso creativo.

Por citar ejemplos, cuando escribo para este blog, empleo los siguientes programas: uno para escribir, un navegador web, un diccionario y un programa para fijar objetivos puntuales y alertar cuánto tiempo tengo disponible. Puesto que necesito acceso a internet, no puedo bloquear el navegador; pero sí me resulta útil bloquear el correo electrónico y las redes sociales, para no gastar mi valioso y muy limitado tiempo en actividades no vinculadas a la escritura.

En cambio, cuando me enfoco en un proyecto narrativo, no quiero tener del todo acceso a internet y me valgo de recordatorios continuos para no dimitir; por ejemplo, frases como “sigue escribiendo” o “no te rindas”.

Una vez que se ha decidido cuál conjunto de acciones puede formar un entorno de escritura, se procede a configurar el Concentrate. El programa permite lo siguiente:

  • Determinar la duración de la sesión de trabajo.
  • Iniciar automáticamente un programa o grupo de programas (incluso se puede determinar en qué “espacio” del escritorio aparecerá, con la función spaces del OS X).
  • Renunciar a todas las demás aplicaciones que estén abiertas.
  • Renunciar a alguna aplicación en especial, en caso de que esté abierta antes de comenzar a escribir.
  • Abrir un documento, con lo que uno puede diseñar entornos de escritura para trabajar en proyectos específicos.
  • Iniciar automáticamente una página web.
  • Bloquear el acceso a internet, ya sea de forma íntegra o únicamente algunos dominios elegidos por el usuario.
  • Cambiar el estatus en los programas de chat a “no disponible” o “ausente”.
  • Cambiar el fondo del escritorio, por ejemplo para poner alguna frase motivadora.
  • Correr un script.
  • Activar algún sonido, como un reloj o una campana.
  • Decir un mensaje en voz alta, cada cierta cantidad de tiempo o justo antes de que se acabe la sesión de trabajo.
  • Activar notificaciones de Growl.

Uno puede programar tantos entornos como necesite. Cuanto más claros y específicos mejor, pero cada quien deberá elegir los suyos. Puede que uno solo baste y no sea necesario programar nada más.

Cuáles son los beneficios para la escritura

La mente se engancha con mucha facilidad en cualquier actividad, con tal de distraerse del propósito de escribir.

Si ya usted ha alcanzado ese punto de madurez para aceptar sus distracciones, comprender el lugar que ocupan en su vida e identificarlas en el momento en que aparecen, el Concentrate es una pequeña ayuda, como una muleta, para a evitarlas.

Así, en lugar de quejarse indefinidamente por “la falta de disciplina” o “el síndrome atencional”, se aprende a ponerle una dirección a los impulsos y refrenarlos por un rato, por lo menos, el rato diario que le dedicamos a nuestra actividad creativa.

Y así, cuando usted decida conscientemente que ya es momento de esparcirse con un muy merecido descanso, puede dedicarse a jugar todo lo que quiera, visitar las páginas de sus amigos y olvidarse de escribir por un rato.

Artículos relacionados
Herramientas informáticas: concentración y objetivos claros
Vitamin-R: escribir por objetivos

6 comentarios

Archivado bajo Herramientas informáticas, Nuevas tecnologías, Software para escritores

Herramientas informáticas: concentración y objetivos claros

Una de las luchas constantes de quienes nos dedicamos a la escritura es vencer las refinadas estrategias del inconsciente para evadir nuestras labores diarias. Le ponemos muchos nombres a ese continuo debate entre el escribir y el no escribir: procrastinación, ausencia de inspiración, cansancio, desgano, falta de concentración…

El tema es viejo y universal. Por eso abundan frases como “mejor que las musas me encuentren trabajando” o “la buena escritura es uno por ciento inspiración y noventa y nueve por ciento transpiración”.

Así, una de las mejores maneras de vencer al inconsciente en su sabotaje cotidiano es reconocer sus estrategias y diseñar métodos de compensación para impedirle poner en marcha sus mecanismos de distracción.

Un excelente apoyo en este esfuerzo, a veces monumental, son las herramientas informáticas diseñadas para mantener el enfoque en tareas concretas y terminarlas con éxito.

Tras probar varias alternativas, mis dos favoritas hasta el momento son Concentrate y Vitamin-R, ambos programas exclusivos de Macintosh. No he encontrado en Windows o Linux aplicaciones semejantes; aunque sin duda deberían existir. (En una búsqueda rápida, encontré un programa gratuito de Windows llamado Stayfocused, pero no logré hacerlo funcionar).

El uso combinado de estos dos programas es un instrumento invaluable para mejorar el desempeño y sacar mayor provecho del tiempo laborado.

Para no alargar este artículo innecesariamente, durante los próximos días comentaremos cada uno de estos programas en una entrada independiente.

Artículos relacionados
Concentrate: poner en marcha el entorno de escritura
Vitamin-R: escribir por objetivos

3 comentarios

Archivado bajo Escritura, Herramientas informáticas, Software para escritores

Escribir en el iPad

Cuando saco mi iPad 2 en cualquier café, restaurante o rincón público, a menudo me preguntan lo mismo: “¿sirve para algo?, ¿se pueden usar para trabajar?”. Y mi respuesta no se hace esperar: “para lo que yo hago, sí”.

Para probar mi argumento, es mejor verlo en cifras. En tres meses de tener el iPad, he escrito unas treinta mil palabras para un proyecto en el que me había tomado catorce meses llegar a las primeras cincuenta mil. Ahora tiene más de ochenta mil palabras, todavía en pleno proceso creativo. Y el proyecto completo anda conmigo, en el iPad, listo para ser leído y editado en cualquier momento.

¿Qué hace tan atractivo y eficiente al iPad como herramienta de escritura?

Hay dos puntos clave: la portabilidad y el minimalismo.

El iPad, la “computadora” más liviana y portátil que he tenido (pesa menos que algunos de mis libros), me ha dado la libertad de escribir a cualquier hora, donde caiga la inspiración: durante el almuerzo, en cafés, en ratos de ocio…, en un aparato pequeño, íntimo, con un tamaño perfecto para trabajar, pero no demasiado grande para distraer.

Y ahí entra su segunda característica: un sistema operativo simplificado y táctil.

Cuando se activa un programa, en el campo de visión solamente se muestra ese programa. Esto tiene un efecto colateral: se eliminan todas las distracciones. Con todos los esfuerzos que algunas personas como yo hacemos para lograr precisamente eso en nuestras computadoras, el iPad es casi un paraíso.

Lo esencial, antes de usar el iPad para escribir, es elegir las aplicaciones perfectas para uno; diseñar un flujo de trabajo que se integre adecuadamente con el otro flujo de trabajo, el de la computadora, el profesional, al que deberemos regresar cuando hayamos finalizado el proceso creativo y sea necesario darle salida al producto escrito.

Una vez elegidas nuestras apps, el resto es cuestión de creatividad, ingenio y uso. Por eso, cuando me preguntan si el iPad sirve para algo, solo puedo decir, categóricamente: ¡sí!

Deja un comentario

Archivado bajo Era digital, Escritura, Herramientas informáticas, Nuevas tecnologías, Tecnología, Tecnologías de la palabra

iPad para escritores e investigadores

Si uno ha gastado una gran cantidad de horas en poner su Mac a punto para investigar y escribir, lo primero que querrá hacer al comprar su iPad es buscar las aplicaciones “gemelas” que le permitan llevarse en la mochila todo lo que tiene almacenado en su computadora.

En este artículo mencionaré algunas de las aplicaciones para escritores de las que ya hemos hablado antes y que tienen versiones para iPad.

DevonThink To Go: permite ver y modificar las bases de datos de DevonThink para Mac. Se pueden crear documentos nuevos, pero no captura páginas web como su gemelo de Mac. Una función muy atractiva es la toma de notas con la cámara del iPad, directamente en la base de datos.

Sente: la versión gratuita permite ver toda la biblioteca y sus documentos adjuntos. La versión de pago permite anotar los PDF de la base de datos.

Pages: abre y edita cualquier documento creado en Pages, Word o en formato texto. Puede crear textos nuevos. No puede emplear las funciones de seguimiento de cambios y comentarios; pero aplica negritas, cursivas, subrayados, diversas tipografías y estilos de párrafo. Quizás el mejor editor de texto en iPad. Es compatible con el Pages de Mac y exporta –por medio de correo electrónico– a Word.

MacJournal: abre y sincroniza todos los diarios que uno tenga en el programa. Se puede editar cualquier documento y crear entradas nuevas. No tiene herramientas de formato (negritas, cursivas, etc.).

Circus Ponies Notebook: abre todos los documentos creados en Mac, con el mismo formato que su programa gemelo. Tiene herramientas de formato y muchas de las herramientas favoritas de su versión de Mac: casilla de verificación, prioridad para las acciones, notas adhesivas, dibujo de formas y figuras, inclusión de fotografías. Una de las características que más me gusta es la toma de notas de voz: el programa automáticamente crea una marca en la grabación con cada ítem nuevo; de esta manera, las notas que se van tomando van coincidiendo con la grabación de voz. [A la fecha, el programa todavía tiene algunos errores para quienes utilizamos teclado externo en español; los desarrolladores están haciendo lo posible por corregirlos].

MacFamily Tree: la aplicación de iPad permite ver y modificar los árboles genealógicos realizados en la Mac.

Evernote: la versión de iPad permite acceder todas las notas creadas en el Evernote de Mac o Windows. Puede añadir notas nuevas, pero sin formato (negritas, cursivas, etc.).

Dropbox: con esta aplicación es posible acceder a todos los contenidos guardados en la carpeta de Dropbox. Solamente se descargarán al iPad los archivos marcados como favoritos. Una función muy útil es que cualquier archivo del Dropbox puede abrirse con otros programas, como iBooks y Good Reader.

Y para usuarios de Windows…

OneNote: la versión de OneNote para iPhone corre también en el iPad. Es muy útil para quienes deben emplear el OneNote de Windows. La aplicación es muy limitada: no reconoce tablas ni hace grabaciones de voz. Sin embargo, se pueden modificar notas hechas en la aplicación de escritorio y sincronizadas a través de Windows Live. Se requiere Office 2010.

Deja un comentario

Archivado bajo Herramientas informáticas, Nuevas tecnologías, Software para escritores

iPad 2: primeras impresiones

Desde el inicio de este blog, hemos dedicado artículos diversos a programas y tecnologías que facilitan las labores de escritura e investigación. Por fin puedo dar cuenta, de mi experiencia personal, ya no sobre lo que podría ser sino sobre lo que ya, en este momento, puede hacerse con esta nueva tecnología táctil y móvil.

Este artículo toma en cuenta el iPad 2, pero muchas de sus observaciones son válidas también para el iPad 1.

Movilidad: para llevar a todas partes
La primera impresión que deja el iPad 2 es el peso. Es un producto mucho más liviano que la computadora más liviana, pequeño, discreto. Para quienes viajamos constantemente o vivimos en sociedades con altos niveles de delincuencia, estos son factores imprescindibles. Al lado de una tablet, las computadoras portátiles ya no parecen tan portátiles como antes. Se ven grandes, monstruosas, pesadas, con un alto consumo eléctrico. Un iPad es liviano, delgado, cómodo, tiene diez horas de batería y con el cable conectado directamente a la pared se carga muy rápido. Con el modelo 3G no hay limitaciones de internet y con el wi-fi se tiene acceso a cualquier lugar con una red abierta. ¿Qué más se puede pedir?

Tecnología táctil
La pantalla táctil del iPad cambia por completo la relación que uno, como usuario, tiene con los programas. Modifica la memoria cinestésica almacenada en las células de la mano: ya no son los movimientos del mouse los que imperan; ya no se “pulsa” o “se hace clic”. Ahora se “toca” o “se hace tap”. Anotar y subrayar un documento es casi igual a hacerlo en papel: directamente sobre la palabra o el párrafo. Se dibuja con el dedo, se hacen diagramas moviendo directamente las formas, se juega manipulando directamente a los personajes, las bolas o los objetos.

¿Qué se puede hacer con el iPad?
La clave, al igual que con cualquier computadora, está en las aplicaciones. El sistema operativo iOS tiene algunas limitaciones esenciales, como el hecho de no poder manejar el formato RTF. Por lo tanto, hasta las aplicaciones de texto más sofisticadas deben renunciar a algunas herramientas, como el uso de comentarios y el seguimiento de cambios.

No obstante, tomando en cuenta lo que se puede y no se puede dentro de cada aplicación, el iPad funciona perfectamente para un gran número de tareas sencillas, simplificadas, en “modo zen”, por así decirlo. En algunos casos, de hecho, las aplicaciones de iPad son más eficientes y funcionales:

  • Revisión de correo electrónico
  • Navegación web
  • Manejo completo de la agenda y los contactos
  • Escritura y edición de texto (con algunas limitaciones)
  • Lectura y anotaciones
  • Escuchar música
  • Correr videos (excepto en formato FLV)
  • Acceder podcast (audio y video)
  • Hacer diagramas, dibujos, pinturas y retoque de imagen con los dedos
  • Tener acceso a documentos y bases de datos (depende de las aplicaciones)
  • Jugar (jugar, jugar y seguir jugando como no se puede hacer con ninguna computadora debido a la tecnología táctil y el giroscopio)

La lista de tareas que se puede realizar puede crecer infinitamente, pero esto depende de lo que cada aplicación permita hacer. Hay aplicaciones para estudiantes, arquitectos, investigadores, escritores, médicos, científicos, dueños de vehículos… La AppStore es un laberinto con respuesta casi a cualquier gusto, tanto gratuitas como de pago. Es cuestión de explorar.

¿Cuánto cuesta ponerlo a funcionar?
Uno de los inconvenientes es que, a diferencia de una computadora, el iPad sí necesita de ciertos accesorios para llevarlo a su máxima funcionalidad. En la primera semana de usarlo comprendí que es casi inservible sin un teclado. Pero una vez que lo tiene, no hay manera de que una notebook sea más atractiva o más eficiente como tecnología móvil que un iPad con un teclado inalámbrico (bluetooth).

Por otro lado, es necesario instalar programas a la medida del usuario. Una ventaja es que hay un número grandísimo de aplicaciones con precios inferiores a $10. Como una manera de ofrecer una especie de “demo”, muchas compañías disponen de dos versiones del mismo programa: uno gratuito y uno “pro” o “completo”, en donde se activan funciones adicionales. De esta manera, el usuario decidirá cuánto quiere realmente pagar según lo que desee o necesite hacer con el iPad.

Por lo tanto, además del costo del aparato hay que presupuestar dinero para un teclado externo, aplicaciones y otras monadas que uno va a querer usar (estuches, pantallas antirreflejo, lápices táctiles, pieles protectoras, etc.).

Curva de aprendizaje
Una de las ventajas del iPad es que hasta los niños aprenden a usarlo en cinco minutos; al menos sus funciones básicas. Desde luego, llevarlo hasta su máxima capacidad de expresión ya requiere de más tiempo, pero sigue siendo menos misterioso y críptico que aprender a programar una computadora.

En síntesis
El iPad todavía es una herramienta limitada en muchos aspectos, pero sin duda llegó para revolucionar lo que entendíamos por computación. Habíamos supuesto, hasta ahora, un mundo rodeado por computadoras. Con las tablet vemos que cambia la ecuación. Con un producto como estos es fácil entender por qué Steve Jobs no se estaba preocupando por ofrecer una competencia directa a las computadoras portátiles de menos de 10 pulgadas.

Deja un comentario

Archivado bajo Nuevas tecnologías, Tecnología, Tecnologías de la palabra