Archivo de la etiqueta: Era digital

Apps para escribir profesionalmente en el iPad (2)

Hay muchas razones por las cuales el iPad paulatinamente puede reemplazar a las computadoras portátiles: es más liviano, portátil, discreto y, sobre todo, tiene una batería de diez horas de duración que ninguna portátil ultraliviana iguala, ni siquiera la MacBook Air.

Uno de los artículos más populares de este blog es una entrada apenas preliminar que escribí hace unos meses sobre las mejores apps para escribir profesionalmente en este nuevo instrumento. Ofrezco aquí una segunda parte actualizada con el estado actual de aplicaciones de escritorio (OS X) que pueden sincronizarse con su homóloga u otra equivalente en el iPad (iOS 5).

¿Se puede editar en el iPad un proyecto ya en proceso?

Sí, es posible llevar al iPad cualquier proyecto ya iniciado, pero es necesario llevarlo de tal manera que la vida sea fácil, bella y sin complicaciones. En otras palabras, que uno pueda pasar al iPad cuanto añade en la computadora, leerlo, editarlo, acrecentarlo y luego verlo de nuevo en la computadora, con uno o dos clics. La vida moderna no nos deja tiempo para estar pasando horas trasladando proyectos de un programa a otro; y tampoco nos queremos confinar a un solo aparato.

¿Cuál app me conviene más?

La decisión de cuál será la mejor herramienta en el iPad para su proyecto dependerá, en primerísima instancia, de cuál aplicación de escritorio empleará usted para editarlo.

Si solamente utiliza un procesador de textos como Word, la decisión es simple: puede emplear Pages o cualquiera de las soluciones que prometen editar documentos de Office. Una advertencia: la sincronización con Pages no es tan sencilla. Hay que estar trasladando los archivos manualmente desde el iTunes o el iCloud. No es exactamente la mejor manera de lidiar con documentos en continua modificación, hora tras hora, día tras día.

Ahora bien, si ya emplea un programa diseñado para manejar proyectos complejos de escritura, la solución dependerá de si el programa que usted utiliza ya tiene o está diseñando una versión para iPad de su aplicación de escritorio. El estado actual de avance de versiones para iOS 5 se detalla a continuación.

Programas minimalistas para escribir

Algunos programas minimalistas diseñados para retirar todas las distracciones (no para administrar proyectos) ya tienen su versión de iPad: WriteRoom, iA Writer y Write or Die.

Estos entornos tienen sus propias ventajas, aun cuando no puedan sincronizarse con tanta facilidad con otras aplicaciones de escritorio fuera de sus equivalentes. En muchos casos, resulta de mucha utilidad escribir un rato en ellas y luego usar el antiguo método de copiar y pegar a una app que sí se sincronice bien con los proyectos en la computadora.

Scrivener

El equipo de Literature and Latte está considerando hacer una versión para iPad. No hacen promesas, pero están reuniendo información sobre sus potenciales características. El periodo en que un tentativo iScrivener podría estar listo es incierto, si es que llega a concretarse. Actualmente es posible leer, editar y sincronizar proyectos de Scrivener con Notebooks, SimpleNote e Index Card, entre algunas otras soluciones de resultados todavía sin perfeccionar.

screenshotcommentary.php-2011-12-5-22-50.jpg

Ulysses

La versión para iPad está en preparación. Fue anunciada hace algunos meses, pero no hay noticias recientes sobre el estado de avance. Sin embargo, su app Daedalus, exclusiva de iPad, merece la pena, aun cuando no sea viable sincronizarla con Scrivener u otras aplicaciones de forma eficiente.

21_searchreplace-2011-12-5-22-50.jpg=

Storyist

Ya existe versión para iPad que sincroniza con mucha facilidad con su versión de escritorio, a través de Dropbox. Se necesita la versión de escritorio para añadir y modificar estilos y para crear plantillas nuevas (personajes, locaciones, trama). La versión para iPad ya tiene contador de palabras.

Manuscript-and-Cards-2011-12-5-22-50.png

StoryMill

La versión para iPad está en preparación, pero no hay noticias sobre su estado de avance.

storymill-page-full01-2011-12-5-22-50.png

Final Draft

La versión para iPad está en preparación. Entre tanto, hay una app llamada FDX Reader diseñada para leer los archivos generados por este programa. Para modificar los archivos, se puede emplear Storyist para iPad, que sí reconoce el formato FDX, para luego leerlos en FDX Reader.

fd8-send-to-script-2011-12-5-22-50.png

Celtx

Ya existe versión para iPad.

Script640-2011-12-5-22-50.png

En síntesis

Hoy por hoy, el iPad ya es una poderosa herramienta para la escritura, puesto que paulatinamente están llegando las apps necesarias para sacar el máximo provecho de esta plataforma móvil.

El iPad es más personal que cualquier computadora, y ha redefinido el concepto portátil. Cuando pienso que Cervantes escribió su Quijote a mano, con plumas de ganso sobre papel; y que los grandes escritores del siglo XX escribieron sus obras al compás de las teclas de una máquina de escribir… solo puedo maravillarme sobre el potencial de esta nueva revolución tecnológica. Conózcalo, úselo, experimente y, quizás usted también pueda diseñar un flujo de trabajo fácil y sin dolor para convertir su iPad en un instrumento profesional para los oficios de la palabra.

16 comentarios

Archivado bajo Escribir, Escritura, Herramientas informáticas, Nuevas tecnologías, Scrivener, Software para escritores, Tecnología, Tecnologías de la palabra

Apps para escribir profesionalmente en el iPad

El iPad puede llegar tan lejos como sus aplicaciones. Y ya hay más de cien mil aplicaciones solo para iPad (sin contar las diseñadas para iPhone) y todos los días aparece alguna capaz de llevar este aparato un paso más lejos. ¿Cómo encontrar las mejores dentro de esta oferta tan vasta?

En un artículo anterior, había hecho una somera lista de aplicaciones para la escritura y la investigación. Entre otras, vale recordar el MacJournal y el Circus Ponies Notebooks, ambas excelentes para llevar diarios y, en el caso de Circus Ponies, tomar apuntes y grabaciones de clases, reuniones o planeamiento y administración de proyectos.

A esta lista conviene añadirle algunos programas nuevos o de funciones específicas para escribir profesionalmente en el iPad.

Storyist

Esta app se publicó hace apenas unos días, el 4 de agosto, pero ya está a la vanguardia de las aplicaciones para escribir en el iPad. La primera de sus novedades es un editor RTF integrado. Gracias a esto, se pueden aplicar estilos, negritas, cursivas y listas numeradas al texto. Además, es posible incluir encabezados y pies de página.

Cuando se emplea bien la herramienta de estilos, el Storyist genera automáticamente un esquema del texto (outline) que se puede emplear para administrar la obra.

Pero su función más atractiva es la vista en tarjetas: cada título o sección se muestra como una tarjeta, a la que se le puede añadir una descripción. Cuando se cambian las tarjetas de lugar, también el texto cambia de lugar.

La aplicación se sincroniza a la perfección con la versión para Mac de este programa a través de Dropbox.

El Storyist para Mac es, desde hace unos años, una de las aplicaciones profesionales para la escritura, enfocado a la creación de novelas y guiones. Incluye plantillas de personajes, locaciones y control del arco de la historia. Las plantillas pueden modificarse y personalizarse a voluntad.

Limitaciones de la versión de iPad: se pueden aplicar estilos, pero no crearlos; se puede añadir información a las plantillas, pero no modificar su estructura. Para ambas funciones, se requiere de la versión de Mac.

OmniOutliner

Esta no es una aplicación para escribir dentro de ella, sino para organizar, estructurar y administrar un escrito. Su equivalente en Mac es una de las herramientas preferidas por los escritores profesionales, aun cuando haya otras más sencillas, atractivas o baratas.

La versión de OmniOutliner para iPad es, si se quiere, más atractiva que la de Mac y tiene algunas funciones muy poderosas: estilos de texto, numeración automática completa y compleja (estilos anidados), filas y columnas, notas, colores distintos para las celdas, casillas de verificación, fechas, vínculos y adjuntos (como imágenes).

Es un programa poderoso y su versión móvil es imprescindible para la escritura profesional. Es fácil de usar, reconoce los documentos realizados en la versión para Mac y es tan completo que se puede usar de forma independiente.

Notebooks

Utilizo esta aplicación principalmente porque puedo sincronizarla con Scrivener para Mac, a través de Dropbox. Me permite hacer lo mínimo: ver todo lo que tengo escrito en un proyecto y añadirle documentos nuevos, notas o ideas. Es un reemplazo del cuaderno de notas que todo escritor anda siempre consigo.

Adicionalmente, Notebooks tiene algunas ventajas para la escritura: conteo de palabras o caracteres (según lo defina el usuario), un zoom muy versátil (con el gesto de “pellizco”) y una página similar a un cuaderno.

Limitaciones: las funciones de formato de texto solo pueden aplicarse en formato HTML (y, por lo tanto, ya no se puede sincronizar con Scrivener, que solo admite los documentos formato .txt). No se puede “administrar” un proyecto: cambiar documentos de lugar, organizar jerárquicamente, añadir metadatos a cada documento…

iA Writer

El encanto de esta app está en su entorno minimalista: un estilo tipográfico muy descansado para la vista y un entorno especialmente diseñado para escribir sin distracciones. El iA Writer tiene conteo de palabras y caracteres, y conforme uno avanza, le va indicando no solo cuántas palabras lleva, sino el tiempo que una persona tardaría leyendo ese texto.

Limitaciones: solo trabaja en formato texto, por lo que no se pueden añadir características de formato (cursivas, negritas, etc.). Tiene sincronización con Dropbox, pero no puede sincronizarse con ninguna aplicación de escritorio para Mac, excepto con su aplicación gemela para OSX.

iThoughts

Esta es una app para hacer mapas mentales. La incluyo en esta lista porque es un recurso excelente para ayudar a organizar la escritura. Aunque ya existen muchas apps para la misma función, por lo que he probado hasta ahora, iThoughts es mi favorita: esquemas atractivos y coloridos, fácil de usar, se pueden añadir comentarios, relaciones entre los elementos y fotografías… Otra de sus ventajas es la exportación en diversos formatos, incluyendo PDF, y el respaldo a Dropbox.

Pages

La versión de Pages para iOS sigue siendo el mejor procesador de texto y cumple, para todos los efectos, todas las funciones básicas de Pages o Word. Carece de herramienta de comentarios y seguimiento de cambios. Sí tiene paleta de estilos, negritas y cursivas, tablas… No obstante, como cualquier procesador de texto, no es la mejor herramienta para escribir proyectos largos y complejos.

En síntesis

Cada uno de los programas aquí mencionados tiene una función y se adapta a una forma de escritura. Algunas personas, como yo, los podemos usar todos en momentos y contextos distintos.

Por ejemplo, estoy usando el Storyist con un proyecto largo, complejo y muy estructurado, ya avanzado, en donde además necesito todas las herramientas de formato de texto a las que pueda echar mano.

El Notebooks, en cambio, lo tengo asociado a una obra caótica, en pleno proceso creativo, desde donde he escrito piezas de un rompecabezas que yo apenas comienzo a comprender.

El iWriter me sirve para esos escritos inconexos, notas del momento, un poema suelto o el inicio de un cuento, algo que podría llegar a ser un proyecto…

El Circus Ponies Notebook es perfecto para manejar el planeamiento, el diario de la obra, fragmentos de ideas o datos interesantes. Además, es imprescindible en una vida cotidiana que esté llena de reuniones, conferencias, clases…

El MacJournal es donde tomo apuntes para mis blogs, pensamientos muy míos, escritura personal y ajena a todo proyecto profesional, conato de novela u obra académica.

Y, desde luego, el Pages, el OmniOutliner y el iThoughts son herramientas paralelas, ayudas de la escritura, instrumentos para darle forma a lo sin forma; o para darle un seguimiento efectivo a las obras largas y complejas.

Si usted tiene interés en crear un flujo de trabajo profesional en el iPad, para esas horas del día en que está lejos de su computadora, le recomiendo que explore, analice sus opciones y arme su propio paquete de programas para escritura profesional.

 

Artículos relacionados

Apps para escribir profesionalmente en el iPad (2)

19 comentarios

Archivado bajo Era digital, Escribir, Escritura, Herramientas informáticas, Nuevas tecnologías, Scrivener, Software para escritores, Tecnología

¿Puede el iPad desplazar la computadora portátil?

Esta es una de las grandes preguntas del momento. Quienes no lo han utilizado, lo ven como un iPhone grande o como un lujo bueno para… ¿qué? Así, cuando me ven absorta en mi iPad, ya sea en algún juego o con alguna app “de verdad” siempre surge la pregunta: ¿qué se puede hacer con esto?

De mi parte, soy muy honesta: se puede hacer mucho, pero tiene sus limitaciones con respecto a una computadora. Y es verdad: las tiene. ¿Cuáles? Hay que verlas caso por caso. Puedo hacer casi de todo, en esencia, pero algunas tareas han requerido de toda mi creatividad y de encontrar la “app” correcta. Esto, en parte, se debe a la inamadurez de las aplicaciones y del iOS, todavía en pleno proceso de gestación.

Pero esto no se lo explico a la gente en la calle, me lo callo. Nada más respondo con una verdad que, sin su contexto, es una verdad a medias. Inmediatamente recibo una mueca de desencanto y la siguiente pregunta es casi siempre la misma: “Pero ¿se puede navegar en Internet y ver el correo electrónico?”. La paz vuelve cuando respondo que sí. No solo se puede: es, si se quiere, más cómodo y agradable que hacerlo desde una computadora, por la ergonomía del aparato y su cercanía, en la posición de lectura, al periódico, la revista y el libro.

¿Por qué el desencanto y por qué la ilusión? ¿Qué quiere la gente? ¿Qué piensan que es el iPad? ¿Por qué lo preferirían a una computadora?

Y es que, especulo, muchas personas no necesitan ni quieren una computadora y todas las complejas funciones que sus sistemas operativos y costosos programas permiten realizar.

Por ahora, utilizo el iPad como un excelente complemento de la computadora, no como un reemplazo. Es más, algunas tareas son una delicia en el iPad; mientras que son dolorosas o imposibles en las computadoras. Pienso, específicamente, en la lectura en cualquiera de sus formas: noticias, artículos, páginas web, libros… Muchos materiales digitales habían esperado, saltando de un disco duro a otro, hasta que yo encontrara la solución ergonómicamente más viable para leerlos. Ni siquiera mi MacBook Pro logró obligarme a leer en pantalla. Ahora, con el iPad, me he pescado en un constante vaivén: cuando encuentro algo que quiero leer, instantáneamente busco la manera de desplazarlo desde la computadora hasta el iPad.

Especialmente atractivas son las posibilidades de tomar un archivo PDF y subrayarlo, comentarlo y marcarlo como si fuese una página de papel: con anotaciones a mano, círculos, dibujos… No. En la computadora no se puede. Punto.

Para que un objeto “desplace” a otro, se necesita que ambos traten de ocupar la misma posición en el espacio. ¿Tuvieron las computadoras ese lugar en primer lugar? Mi respuesta, especulativa y personal, es “no”. El iPad –y ojo, no estoy diciendo cualquier tableta o lector dedicado, como el Kindle– está llegando a un público que, de todas maneras, había descartado la computadora como una posibilidad: no la querían, no la necesitaban, no la podían pagar o, simplemente, no se creían capaces de aprenderla a usar.

La computadora se mantiene como un objeto de lujo, elitista, amenazante, como ha sido siempre, mientras el iPad ha sido adoptado por la cultura de masas: lo rifan en el supermercado y en las estaciones de servicio, se ha convertido en el nombre por excelencia de cualquier aparato similar y se ha convertido en el objeto tecnológico más deseado, después del teléfono inteligente.

¿Desplazará a la computadora portátil? Mientras el iPad no cumpla funciones realmente profesionales, no. Pero es un objeto que ha llegado para cumplir muchas funciones que una computadora portátil es incapaz de llenar.

Nota: para saber y demostrar hasta dónde puedo ir desplazando mi computadora con mi iPad, este ha sido el primer artículo de Nisaba escrito por completo y publicado desde el iPad. Esos son los pequeños retos que nos demuestran hasta dónde puede llegar la nueva tecnología.

2 comentarios

Archivado bajo Era digital, Herramientas informáticas, Nuevas tecnologías, Tecnología

Las ventas de libros digitales

El iPad está cerca de cumplir el primer año desde su anuncio al público, mientras eReaders como el Kindle y el Nook continúan vendiéndose como aparatos de lectura de libros.

Con el anuncio de los resultados del trimestre anterior en compañías de Estados Unidos, vale la pena echar un vistazo a las cifras que reporta Publishers Weekly.

Apple ha declarado que en el último trimestre vendió 7,3 millones de iPads durante la temporada navideña, frente a 4,2 millones en el periodo anterior; para un total de 13,8 unidades desde su lanzamiento en abril (¿cuántos venderá cuando las ventas se hagan, en efecto, durante 12 meses completos?). Esto supera por mucho las ventas de Kindle, estimadas en unos 4,4 millones, pero habla bien de un mercado global de aparatos lectores de libros digitales (más de 17 millones solo entre los consumidores de estos dos modelos).

Dicen las encuestas que los usuarios del iPad sí están utilizando sus aparatos para leer (67% de los usuarios ya lo hacía, según una encuesta realizada a inicios de noviembre; y otro 19% planeaba hacerlo).

Esta nueva masa de usuarios también está comprando libros a través de las tiendas virtuales. Según las cifras, el 36% de los usuarios de iPad adquieren libros de esta manera; aunque hay más usuarios de Kindle que gastan dinero en libros electrónicos (46%). Esto nos indica un cambio en la mentalidad del consumidor de libros electrónicos: los lectores no solamente están leyendo obras gratuitas y ya disponibles en la red; sino que están dispuestos a gastar dinero en esta forma de libro.

Amazon, cuyo aparato parece estar perdiendo la carrera, sí está ganando el mercado a través de su librería virtual: 40,3% de los libros adquiridos por usuarios de iPad fueron comprados a través de Amazon, frente a 29,4% de libros adquiridos a través de iBookstore, la librería de Apple.

Estas cifras ya vislumbran el impacto del iPad que, a pesar de no ser un eReader en sentido estricto (es una tablet que también sirve como eReader; frente al Kindle y al Nook que solamente sirven para leer libros), sí compite directamente en el mercado y, además, está ganándose la preferencia de los consumidores.

No sé si peco de optimista, pero aun cuando sea todavía un mundo en pañales, parece que ya el bebé está comenzando a gatear. No solo hay futuro para el libro electrónico; ya algunas editoriales deberán ir pensando en adaptar sus contenidos al medio digital porque ahora sí hay una cantidad crítica de usuarios listos para gastar dinero en librerías virtuales, en libros de bitios y no de papel. Cuando los eReaders y las tablets sean tan populares como los teléfonos móviles, ya no habrá excusa para no elaborar contenidos digitales.

Deja un comentario

Archivado bajo Empresa editorial, Labor editorial, Tecnología