Archivo de la categoría: Lenguaje inclusivo

Lenguaje inclusivo

Durante mucho tiempo me he rehusado a escribir sobre lenguaje inclusivo en Nisaba, fuera de algunas ideas todavía incipientes y el estupendo corto de humor de La Media Docena. Mi evasión no es injustificada: el tema es polémico. He presenciado discusiones sobre lenguaje inclusivo que se parecen mucho a las apasionadas guerras por motivo de fútbol, religión o política.

En otras palabras, el tema de género, sexo y lengua toca fibras emocionales profundas y constitutivas; cuestiona nuestro marco de referencia e incluso los cimientos de lo que durante muchos años hemos reconocido como nuestra identidad. Nos obliga a repensar quiénes somos para ser capaces de repensar el mundo y, desde el nuevo marco de referencia, enunciarlo de un modo distinto.

La escritura es, toda ella, una forma de enunciación. Es imposible separarla de las estructuras mentales, psicológicas, sociales y culturales en donde esa enunciación se arraiga. Nuestra labor editorial, de corrección y de escritura es, precisamente, enunciar continuamente el mundo. Y nuestro reto con el lenguaje inclusivo es hacerlo de manera tal que usted, ya sea hombre o mujer, pueda encontrar su propio reflejo en el texto que está leyendo, sentir el llamado de las palabras y responder a ellas sin importar si se siente femenina o masculino.

Recientemente tuve la oportunidad de participar en un taller dirigido por el dominicano Ángel Pichardo Almonte –médico, sociólogo, maestro, animador cultural y poeta– sobre transversalización de género. Ángel tiene la rara habilidad de obligar a su audiencia a romper sus esquemas anquilosados y la noción de masculino/femenino.

Así, tras resquebrajar mis concepciones previas sobre el tema de género, he pasado ya algún tiempo reconstruyendo mi visión de mundo sobre la relación entre género, lenguaje y escritura. Los próximos artículos de Nisaba son el resultado de ese proceso de ruptura y reestructuración que, por fin, puedo compartir en este espacio público de reflexión sobre la comunicación, la lengua y la escritura.

Le invito a leer y formarse su propio criterio sobre el concepto de género y la manera de incorporar esta visión de mundo en su escritura, cualquiera que esta sea: literaria, académica, divulgativa o despiadadamente personal.

Tras bambalinas

Y para hacer un aporte práctico sobre “trucos” de escritura para lograr un lenguaje inclusivo, he aquí algunas correcciones que tuvo este artículo para pasar de una expresión masculinizante a una expresión neutra o abiertamente inclusiva.

Texto original:

Nuestra labor como editores, correctores y escritores es…

Corrección:

Nuestra labor editorial, de corrección y de escritura es…

Texto original:

Y nuestro reto con el lenguaje inclusivo es hacerlo de manera tal que los lectores…

Corrección:

Y nuestro reto con el lenguaje inclusivo es hacerlo de manera tal que usted, ya sea hombre o mujer…

Texto original:

Ángel tiene la rara habilidad de obligar a sus interlocutores…

Corrección:

Ángel tiene la rara habilidad de obligar a su audiencia…

4 comentarios

Archivado bajo Lenguaje inclusivo

La paranoia del lenguaje inclusivo: un poco de humor

En el artículo anterior veíamos un caso real de paranoia de lenguaje inclusivo. Este divertido video, titulado «Los políticos» y extraído de La Media Docena, un programa humorístico de la televisión costarricense, muestra los alcances de la paranoia del lenguaje inclusivo llevado al extremo.

http://www.youtube.com/watch?v=yfBgyj_MhcQ

http://www.youtube.com/v/yfBgyj_MhcQ&hl=es_ES&fs=1&

3 comentarios

Archivado bajo Corrección de estilo, Gramática, Humor, Lenguaje inclusivo

Lenguaje inclusivo: no todo lo que termina en «a» es mujer

«…también quedó claro que los y las JEFATURAS, no pueden obligar al trabajador…» (sic). Comunicado informativo no oficial, enviado por correo electrónico, dirigido a todos los funcionarios de una universidad estatal costarricense y escrito por un hombre.

Lenguaje inclusivo es el nombre que se le da a la directriz institucional de emplear en la comunicación diaria formas lingüísticas que enuncien de manera explícita a los diferentes sectores sociales, en tanto sujetos y objetos de la acción gramatical. Su expresión más evidente es la visibilización de la mujer en la lengua; pero si se es políticamente correcto, el lenguaje inclusivo también abarca directrices para referirse a otros grupos por razones de edad, discapacidad, estrato social o cultura.

Aunque la intención detrás del lenguaje inclusivo es loable en sus ideales, colapsa en su diaria implementación. La sensatez es reemplazada por la paranoia. Autores convertidos en inquisidores de las palabras tratan de expurgar hasta el más ínfimo vestigio de una expresión «no inclusiva».

Sin reflexionar sobre las funciones de las palabras, su relación sintáctica, su naturaleza interna, se pueden llegar a ver casos graves como el citado al inicio de este artículo en donde este hablante en particular no se preocupa de hablar de «trabajador y trabajadora» pero sí se siente en la necesidad de aclarar que pueden existir «jefaturas» masculinas.

En vocablos como este podemos ver, con toda claridad, la independencia entre el género gramatical y las referencias a la sexualidad a la que puedan remitir sus contenidos semánticos.

La palabra «jefatura» tiene «género», ciertamente. Cada vez que la situamos en una oración, si además va acompañada de un artículo o de un demostrativo, deberemos elegir aquel que concuerde, en género y número, con la palabra. Es decir, no puedo decir «el jefatura» ni «unos jefatura». Debo realizar las modificaciones necesarias para lograr la concordancia (es decir, que ambos –artículo/demostrativo y sustantivo– tengan exactamente las mismas variaciones de género y número): la jefatura y unas jefaturas.

Los pormenores semánticos de «jefatura» ya son otra historia. Su significado no atañe a una realidad marcada por la condición biológica de la sexualidad. ¿Por qué? Sencillo: una «jefatura» no es un organismo vivo, sino una realidad abstracta y socialmente construida. Es decir, si bien hombres y mujeres por igual pueden ocupar una jefatura, la jefatura en sí misma es inmaterial: es un cargo, una posición; no un individuo pensante, hablante, actuante… Por lo tanto, no tiene sexo: no es hombre ni mujer. Quienes sí tienen sexo son las personas que pueden ocupar una jefatura, pero esos ya no son jefaturas sino jefes y jefas.

Oficialmente, el vocablo jefe es de género común, según dicta aún la RAE. En otras palabras, lo ortodoxo y académico sería decir «el jefe» y «la jefe». Pero en un vocablo como este, no debemos ver en el diccionario un conjunto normativo, sino uno descriptivo. El género común de la palabra es el vestigio arqueológico de una época lingüística en donde «la jefa» simplemente no existía o era la excepción, no era una realidad cotidiana y extendida a todos los estratos sociales.

Por eso, es en puntos de inflexión como este en donde el imaginario y el lenguaje inclusivo sí deben confluir y hacer su labor. La variante jefa ya está registrada en el diccionario académico desde 1837; en otras palabras, forma parte de la realidad expresiva desde hace casi dos siglos. La realidad social también se ha desbordado: ¿quién no ha tenido jefas? Y ya no hablamos de «al menos una en su vida», sino de muchas. Las jefas nos rodean y llegaron para quedarse.

Puesto que ya el DPD recoge esta discusión, es de esperar que en alguna edición futura (ojalá no muy lejana) se tome nota del cambio que ya se ha producido en el habla.

En cuanto a «los y las jefaturas», el recordatorio siempre es válido: no todo lo que termina en «a» es mujer.

Deja un comentario

Archivado bajo Gramática, Lengua, Lenguaje inclusivo, Redacción