Archivo de la categoría: Tecnología

Qué es la corrección de pruebas y cómo se hace

correcting-1351629_640

La corrección de pruebas es esa revisión que se realiza durante las etapas más avanzadas del proceso de publicación. Una vez que el libro ha sido leído, releído, editado, revisado y vuelto a revisar, se le entrega al equipo de producción gráfica que verterá el manuscrito en un documento de diseño, usualmente en una aplicación especializada, como Adobe InDesign o QuarkXPress.

En ese momento, el texto abandona las manos de su editor y de su autor y no puede trabajarse más con las funciones de corrección de los procesadores de texto.

Cada editorial establece cuántas correcciones de pruebas se realizan, pero el control de calidad exige de dos a tres, como cifras mínimas.

Esta corrección ya no se hace en pantalla, salvo que se haga en un archivo PDF, porque es esencial que la página formada permanezca tal y como se ve en el programa de diseño.

Además, no solo se revisa el texto, sino otros elementos, como los espacios, las cabeceras, los elementos no textuales (que estén donde corresponde o sean eliminados ahí en donde no deberían estar), la división de palabras, los ríos y calles (espacios entre palabras y los bloques de texto), los rosarios (secuencias de caracteres similares al inicio o final de los renglones), todo tipo de erratas y un largo etcétera. Los pormenores de la corrección de pruebas requieren de una serie de artículos, así que no los abordaré en esta breve entrada.

Cómo se realiza la corrección de pruebas

Puesto que la fidelidad de la página es crucial, todavía hasta la fecha, predomina el uso de la impresión de papel y las anotaciones a mano alzada para realizar la corrección.

En mi caso particular, utilizo lapicero rojo (ojalá de gel y con punta muy fina y precisa), lápiz, algún color adicional para otras anotaciones (verde o morado) y muchas notas adhesivas, para poner comentarios adicionales, hacer marcas generales, diferenciar capítulos…

Cuando se tiene la mala suerte de tener que añadir o corregir un párrafo íntegro —algo que solo debería suceder de manera ocasional, dado que ya para esta altura del proceso se superó la corrección de estilo—, a veces es útil digitar el párrafo en un procesador de texto, imprimirlo y pegarlo con cinta adhesiva.

Así de artesanal es el proceso.

Y esa impresión vale oro: porque vale muchas horas de trabajo y debe ir y venir de forma física entre la persona que hace la edición gráfica y la corrección de pruebas.

¿Se puede evitar la corrección de pruebas?

Hacer o no la corrección de pruebas es una de las grandes diferencias entre las buenas y las malas ediciones. Este es un control de calidad indispensable para frenar, antes del producto final, las pequeñas imperfecciones que se van quedando en el texto, a pesar de nuestros esfuerzos previos.

Además, no todo son erratas que provienen del texto previo. Otras erratas se forman el proceso: un dedazo, una persona que corrige por error (y a veces con buena fe, pero algo de ignorancia) algo que estaba bien, un error de montaje y no de texto (un elemento de página maestra que se va por error en una ventana de capítulo), una figura invertida por error, imágenes que quedaron en la página equivocada y otros muchas pequeñas imperfecciones en el proceso.

Son pequeñas cosas, pero hacen la diferencia en un libro hecho con cuidado y otro que nadie se tomó la molestia de revisar.

¿Se necesita entrenamiento para hacer corrección de pruebas?

Sin duda.

Se necesita la guía de alguien con más experiencia, leer un poco (las obras de José Martínez de Sousa traen apartados al respecto) y, sobre todo, entrenar la mente para que pueda ver lo que normalmente pasa por alto. La mente debe ver el error en lugar de leerlo como si fuera correcto. Y debe aprender a verlo todo: el inicio de la página, los márgenes, los vacíos, las figuras… ¡todo! También debe ser capaz de leer texto y reconstruir sentidos (funciones lógicas y semánticas), pero también debe ser capaz de ver la página como una figura (funciones espaciales y visuales). La letra es a veces dibujo y a veces palabra. Y la mente debe aprender a verla de esa forma.

También hay que aprender una serie de marcas para el señalamiento de los cambios. Cada editorial puede tener los suyos, aunque hay algunas casi universales.

El resto es práctica.

¿Se puede hacer corrección de estilo en la corrección de pruebas?

Jamás.

De vez en cuando se detectará una coma, una cacofonía, una reiteración. De vez en cuando habrá una frase sin sentido que necesitará del arreglo de un verbo o el cambio de una palabra. De vez en cuando habrá un párrafo macarrónico, extenso y perdido que todo el mundo pasó por alto. Pero solo de vez en cuando.

Las correcciones de estilo en una corrección de pruebas deben ser mínimas. La cantidad en sí dependerá de la extensión del texto, pero el porcentaje ha de ser bajo en proporción con la totalidad del texto.

La verdadera corrección de estilo debe hacerse antes, cuando el movimiento de párrafos, la inserción de títulos, la reescritura de textos o el recorte de palabrería no tengan un impacto en las páginas formadas del libro.

De lo contrario, habría un gran desperdicio de recursos y, en lugar de ganar tiempo, se perdería.

En síntesis

La corrección de pruebas es un paso indispensable para garantizar la calidad de la edición. Es distinta de la corrección de estilo, porque no se centra en la expresión verbal del texto sino en los errores y las imperfecciones, dentro del texto, que puedan haberse colado tras la corrección de estilo (y por la manipulación posterior) y más allá de esta, dentro de la página formada o diagramada. Requiere de un entrenamiento especial y diferente de otras formas de edición y corrección, pero se adquiere con guía, práctica y constancia.

Por sus características, se hace por lo general en papel y, hasta ahora, no había posibilidad de suplantarla con la tecnología digital, salvo en documentos de corta extensión. En otro artículo se revisará cómo el uso de tabletas y lápices inteligentes puede transformar este quehacer artesanal de la corrección de estilo.

(Fotografía: cortesía de Pixabay.com)

5 comentarios

Archivado bajo Copyediting, Corrección, Corrección de estilo, Corrección de pruebas, Corrector, Diseño, Edición, Empresa editorial, Estilo, Herramientas informáticas, Labor editorial, Libros, Nuevas tecnologías, Tecnología, Tecnologías de la palabra

Escritura profesional en el iPad

notebook-738794_640

Hace algunos años, emocionada con mi recién adquirido iPad 2, publiqué algunas entradas en este blog relacionadas con la mejor manera de convertir el iPad en una herramienta profesional para la escritura.
Mucho ha sucedido desde entonces. Algunas de las apps recomendadas no han superado el paso del tiempo. Por otro lado, grandes ausentes de aquel momento, han llegado a su versión iOS y han transformado para siempre la experiencia de escritura en los dispositivos móviles, tanto en el iPad como, para algunas personas, en el iPhone.
En este artículo no cubro herramientas para Android porque me apego a mis dispositivos Apple y, sobre todo, porque algunos solamente tienen versión iOS.
Por otro lado, en este artículo no interesa revisar procesadores de texto o aplicaciones para combinar texto e imágenes. Para ambos casos, lo ideal es emplear el Pages o el Microsoft Word, que ya tiene versión para todos los sistemas operativos móviles.
Aquí me interesa la experiencia de escritura, en sus huesos. Aquella que nos permite convertir el iPad o el iPhone en la herramienta más ligera para llevar en cualquier lugar y situación. Aquella para transformar una hora de café en un cuento; un rato de espera, en la escena de una novela o un descanso en la playa en una continuación de nuestro ensayo o escrito.
Así que reduzco las opciones a dos apps: Ulysses y Scrivener.

 

Ulysses-iOS.png

Ulysses
Reviso esta app de primera porque es un programa ideal para las fases iniciales de escritura de cualquier cosa, idea, proyecto o simple escritura al vuelo. En especial, aquellas que salen al calor del momento y no sabemos dónde situar, cómo clasificar o en qué se convertirán. Esos párrafos que pueden ser el inicio de un cuento, de una novela o un simple berreo para descartar después.
El Ulysses tiene una característica: a pesar de que tiene una organización bastante estructurada, separable por grupos, todo permanece en un solo lugar. Así que podemos crear varios cuadernos de “ideas”, por así decirlo, y luego decidir hacia dónde han de trasladarse los escritos.
Otra de sus ventajas es la estupenda sincronización vía iCloud. De los programas que he utilizado, ninguno se le compara. Sincroniza en tiempo real, en apenas segundos, sin que haya verdaderos conflictos. Puedo escribir en el iPad y, unos 15 a 30 segundos después, ver los cambios en mi computadora, a pesar de tener ambos dispositivos abiertos en la misma página.
En términos de respaldo y de no perder ni una palabra de escritura, este es un valor imprescindible.
Finalmente, la interfaz de Ulysses es perfecta para escribir. Tiene varios temas alternativos, ya sea diurno o nocturno. A mí, que me encanta escribir con letras claras sobre fondo negro, me resulta imprescindible tener esta opción. Se puede personalizar prácticamente todo: la tipografía, el espaciado, el ancho de la columna. De tal manera que, luego de jugar un poco con el programa, se puede transformar en la pantalla ideal, según el gusto de cada quien.
Entre las herramientas indispensables para escribir se encuentran, además, las estadísticas del texto, palabras claves, zonas para hacer anotaciones y herramientas de búsqueda.
El programa funciona con códigos multimark down, pero lo emplea de una manera sencilla, con una lista de comandos a mano y una previsualización del resultado. Sin embargo, si se utiliza un teclado externo, no es necesario aprender ningún comando o caracter especial: los atajos usuales para negrita y cursiva funcionan a la maravilla.
Confieso que me gusta más la versión de iPad que la de escritorio. Esta última la utilizo para acceder a los textos sincronizados y, desde ahí, trasladarlos a otras aplicaciones, según lo necesite.
El Ulysses, en mi opinión, no es un programa de salida, aun cuando tenga excelentes opciones de exportación, sino un programa de entrada. Es para olvidarse del entorno, alejar las distracciones y concentrarse en escribir. Es un programa para el primer borrador, para chorrear, para liberarse del silencio.
Para la siguiente etapa, está el Scrivener.

1469135579443

Scrivener
Una vez que nuestra escritura tiene un rumbo definido, es momento de salir del Ulysses. Cuando en lugar de unas notas, tenemos un proyecto entre manos, el cuaderno, en su sentido más estricto, se vuelve inútil. Mis proyectos de escritura suelen ser estructurados y complejos. No me sirve nada más escribir sin ton ni son y ordenar los textos conforme van saliendo. Necesito una herramienta más poderosa.
El Scrivener, en su versión de escritorio, es uno de los programas mejor diseñados para satisfacer las necesidades de la edición y el manejo de proyectos extensos.
La versión iOS del Scrivener es mucho más limitada en sus herramientas, pero nos da acceso al proyecto, a su estructura, a sus partes, a nuestras notas e incluso a nuestro material de referencia (esa colección de archivos en PDF, HTML o de notas descartadas que se sitúan en las áreas fuera del manuscrito). El Scrivener de iOS no es para la escritura en completa libertad sino para el momento en que ha llegado la disciplina. Es para seguir lo que comenzamos en la computadora, donde quiera que estemos, y seguir escribiendo, sin parar. Incluso podemos reorganizar el texto, valorarlo en forma de fichas y, por supuesto, añadir documentos nuevos.
El Scrivener no funciona con toda la escritura dentro de un solo lugar, como el Ulysses, sino por proyectos. Se sincroniza vía Dropbox y, para mayor seguridad, la sincronización debe ser consciente y manual, no automática como la de Ulysses. Sin embargo, el programa resuelve bien los conflictos y es posible trabajar de manera segura.
En cuanto a su interfaz, el Scrivener conserva la esencia de su contraparte de escritorio, con limitaciones. Todavía carece de un modo de escritura nocturno, pero es posible escribir sin distracciones.
Otra diferencia con el Ulysses es que sí emplea formato de texto en RTF, por lo que se pueden utilizar sangrías, negritas, cursivas, subrayados, espaciado entre párrafos y, en general, el formato básico para ir mejorando el manuscrito.

En síntesis
Ambas herramientas son estupendas y me encanta utilizarlas de manera complementaria.
Uso Ulysses para las fases iniciales, para tener mis cuadernos de notas, para mi libertad y mi derroche de palabras sin dirección.
Uso el Scrivener para mis proyectos ya formados, que tienen un propósito y una dirección, que ya están avanzados y necesitan estructura. Y, más todavía, para los que ya están en proceso de edición.
Entre ambas aplicaciones, el iPad se transforma en un instrumento potente y deseable para cualquier persona dedicada a la escritura.
Una última ventaja que comparten ambas apps es la poca cantidad de recursos que consumen del sistema. Ambas corren sin problemas en mi viejo iPad 2, lo cual es mucho decir, tomando en cuenta que el Word es casi inutilizable en un aparato tan viejo como este.
Su tamaño, su peso, la duración de su batería, su discreción… En su factor forma, el iPad es ideal para escribir en cualquier momento y lugar, con el mínimo de carga y hasta con cierta discreción. Con las herramientas adecuadas, se convierte en la herramienta ideal para escribir donde uno prefiera.
Una nota final: el iPad, para ser una herramienta de escritura óptima, necesita el teclado perfecto. Cada quien deberá valorar sus necesidades en esta área, así como su entrenamiento particular. Para mí, luego de probar varias opciones, no hay mejor teclado que el teclado Apple estándar (el Magic Keyboard es el modelo vigente). Todos los demás son débiles, de teclas muy pequeñas o no lo suficientemente sensibles para mantenerse a mi ritmo de escritura. Pero hay muchas otras alternativas en el mercado, algunas más compactas, livianas y baratas. Basta que cada quien explore un poco y elija la que más se ajuste a su gusto, necesidades y presupuesto.

Deja un comentario

Archivado bajo Escribir, Escritura, Nuevas tecnologías, Scrivener, Software para escritores, Tecnología, Tecnologías de la palabra

Clic: ¿se “da” o se “hace”?

Una de las acciones más comunes de nuestra cotidianidad en los medios digitales es el clic: ese pequeño “sonido seco y breve, generalmente metálico” (DPD, 2005: “clic”) que emiten los ratones (mouse). El sonido se convierte en acto y, con ese acto, viene su obligada enunciación. En este artículo se expondrá la manera correcta de enunciar el vocablo clic en construcciones gramaticales y cuál es su ortografía.

Qué es un clic
El clic es, en primer lugar, la representación de un sonido y, en segundo, la pulsación que da origen a ese sonido. El artefacto que se emplea para hacer el clic en tanto acto es el ratón o mouse, según lo recoge ya el DRAE, aunque existen dispositivos que permiten hacer pulsaciones mudas: desde las superficies táctiles de las computadores portátiles (trackpad) hasta los dispositivos móviles. La idea de un clic mudo no le importa a nadie: la pulsación en una interfaz informática seguirá denominándose así, aun cuando la memoria olvide el origen del vocablo.

La etimología
El vocablo proviene del inglés click, lengua en la que aparece alrededor de 1580. Otros vocablos semejantes son klikken, en holandés y frisio oriental, y clique en francés, con el significado de ‘sonido de un reloj’.

Desde luego, con su significado de pulsación, ingresa al español con la popularización de las computadoras.

Los primeros prototipos de ratón (mouse, en Latinoamérica) estuvieron listos en 1968, en la Universidad de Stanford, y el concepto fue perfeccionado durante la década siguiente, en los laboratorios de Xerox. La primera computadora de venta al público en incluir un ratón salió a la luz en 1981. Fue una curiosidad tecnológica de poco uso hasta 1984, con la Macintosh: la primera en tener un sistema operativo capaz de sacar amplia ventaja de este dispositivo.

The_Apple_Mouse-2014-09-10-23-26.jpg

Cinco ratones distintos, marca Apple. Foto: Wikipedia.

Desde ahí, el ratón o mouse forma parte indispensable de la experiencia informática hasta fecha muy reciente, en que comparte su hegemonía con los dispositivos táctiles. Como curiosidad, Apple es la única en ofrecer una alternativa al ratón para las computadoras de escritorio: el trackpad o una superficie táctil independiente, inspirada en su éxito con este dispositivo en las computadoras portátiles.

The_Apple_Magic_Trackpad-2014-09-10-23-26.jpg

Trackpad, marca Apple. Foto: Wikipedia.

La enunciación

Uno de los temas que más llama la atención sobre el sustantivo clic es la dificultad de integrar esta palabra de origen inglés dentro de las expresiones en español. Quizás esto se deriva de su intangible condición de acto. De alguna manera, los hablantes se preguntan: ¿qué es un clic?, ¿un clic se hace o se da?, ¿cómo se verbaliza el clic?, ¿a qué se parece?

Como resultado de esta incertidumbre, conviven varias formas gramaticales de integrar el clic a la enunciación: solo una es avalada por la RAE y las otras son consideradas erróneas.

La RAE recomienda hacer clic y la prefiere sobre los verbos clicar y cliquear. Ambas formas son sintéticas pero malsonantes y extrañas. No me hace falta la recomendación de las Academias para no emplearla, lo admito.

Sin embargo, se ha popularizado la expresión dar click (nótese la ortografía). Puesto que el clic es un sonido o una acción, su combinación con el verbo “dar” también resulta extraña. No es del todo avalada por la RAE y con razón. Eso no ha hecho que se extienda menos, por el contrario, en algunos medios casi se convierte en la norma. Mi hipótesis personal es que los hablantes establecen un paralelismo con expresiones válidas, como “dar un toque” o “dar un golpe”. Al fin y al cabo, el clic es el resultado de una pulsación y, en la práctica, la presión necesaria para obtener el clic se obtiene con un pequeño golpe. Incluso es frecuente escuchar a una persona diciéndole a otra: “dele ahí, dele ahí”, para indicar el lugar en donde se debe pulsar.

Hasta que la expresión “dar clic” no sea recogida y avalada, es preferible emplear “hacer clic”. Y aún cuando lo sea, en lo personal, prefiero la última.

Ortotipografía

Esta palabra ha sido aceptada en español con la adaptación clic, sin k al final. Es una adaptación válida y, por lo tanto, cuando se escriba así, se utiliza en letra redonda, como cualquier otra palabra en español. La grafía click corresponde a la onomatopeya en inglés y siempre deberá escribirse con letra cursiva.

Alternativas

Se podría emplear el verbo pulsar para indicar la acción de hacer clic. Eso sí, no es necesario hacer combinaciones. Sería incorrecta la expresión “pulse clic”, no solo por disonante, sino también por redundante y sin sentido.

En síntesis

Como breve resumen, se puede emplear esta breve guía:

Correcto
Incorrecto o no deseable
Hacer clic Dar click
Clicar
Cliquear
Pulsar Pulsar clic

4 comentarios

Archivado bajo Corrección, Corrección de estilo, Etimologías, Normas, Nuevas tecnologías, Ortotipografía, Tecnología, Traducción

Herramientas útiles para escribir novela

Hoy es el segundo día de NaNoWriMo (http://nanowrimo.org), el mes nacional de escritura de novelas, y vale la pena hacer un repaso de algunas herramientas útiles para la escritura profesional.

Desde luego, para poner palabras por escrito, la base será siempre la misma: bastará papel y lápiz, y si solo eso se tiene, está bien. No falta más.

Pero si ya entramos a un mundo electrónico, se dispone de muchas más herramientas para poner el pensamiento por escrito, organizar las ideas, hacer un seguimiento del progreso y hasta bloquear las distracciones. Vale la pena conocer cuáles pueden ser las más útiles para hacer el salto del garabateo en papel a verdaderos instrumentos para sostener una alta y eficiente productividad.

Este artículo reúne mis herramientas favoritas.

Programa de escritura

El primer paso es elegir un adecuado programa o plataforma de escritura que sea ágil y óptimo para la creación de proyectos largos, como una novela. Olvidémonos aquí de los procesadores de texto tradicionales.

Tras mucho probar, mi programa favorito es Scrivener (http://www.literatureandlatte.com). Corre en Macintosh, Windows y Linux (más o menos); y la versión de Mac ya está disponible en español. Es un programa de pago pero con un precio muy accesible. Hay un 20 % de descuento para los participantes de NaNoWriMo y un 50 % para los ganadores. Este es el mes ideal para poner el programa a prueba, porque se libera una versión de evaluación que caducará a mediados de diciembre en lugar de los 30 días usuales.

screenshotcommentary.php-2013-11-2-19-31.jpg

Otros programas de Mac especializados en la escritura creativa son Ulysses (http://www.ulyssesapp.com), que sincroniza con Daedalus, una estupenda app para iPad y iPhone; y Storyist (http://www.storyist.com), con una excelente contraparte para iPad y iPhone.

En Windows, uno de los programas de pago favoritos es Liquid Story Binder (http://www.blackobelisksoftware.com), en este momento con 50 % de descuento con ocasión del NaNoWriMo.

Otras opciones gratuitas son yWriter (http://www.spacejock.com/yWriter5.html), para Windows, y Lit Lift (http://www.litlift.com), una aplicación web para la escritura creativa.

Para combatir el bloqueo de escritura (y participar en las guerras de palabras), el mejor instrumento es Write or Die (http://writeordie.com), en cualquiera de sus versiones: aplicación web gratuita, aplicación para Mac, Windows o Linux y app para iOS. Este programa obliga a escribir contrarreloj, con la amenaza de aplicar algún castigo si se detiene el flujo de palabras, como alertas o el más drástico borrado en reversa.

Lluvia de ideas

Los procesos creativos de cada persona son distintos, pero a menudo surgen ideas por aquí y por allá que urge recopilar de alguna manera: fichas, anotaciones, esquemas a mano alzada… Desde luego, nada impide hacerlo en papel y tener un cuaderno de notas siempre listo para recopilar esas ideas fugaces que se aparecen en el momento menos esperado.

Ahora bien, si se quieren herramientas digitales para hacerlo, lo mejor es acudir a los programas para elaboración de mapas mentales. Cuán estructurados o libres sean dependerá del tipo de proceso creativo que realiza cada persona.

Los creadores de Scrivener han diseñado un programa para este proceso, Scapple (http://www.literatureandlatte.com/scapple.php), muy libre y poco estructurado que permite reproducir la experiencia de poner texto por aquí y por allá en una hoja de papel. Se plantea como un programa específico para la escritura creativa y a un precio razonable ($15), con 20 % para participantes de NaNoWriMo. El programa corre en Mac y Windows.

scapple-showcase-centrepiece4-2013-11-2-19-31.png

Hay gran cantidad de programas genéricos para hacer mapas mentales, desde los gratuitos, como el FreeMind (http://freemind.sourceforge.net/wiki/index.php/Main_Page), hasta algunos programas que sobrepasan los $150. No recomendaré ninguno en particular, porque aquí la selección dependerá por entero de cómo trabaje la mente de cada quien.

Planeamiento de obra

Una obra puede adquirir forma mucho antes de iniciarse la escritura. Para quienes tienen la capacidad y la necesidad de planificar, elaborar una lista con viñetas no es suficiente. Se necesita una herramienta que permita ciertas cosas, como establecer jerarquías, elaborar una descripción para cada ítem y, si se puede, hacer un seguimiento de tareas. Scrivener tiene la modalidad de outline o bosquejo, pero solamente se pueden ver los documentos ya creados; no es tan funcional para planificar con antelación.

Tras muchas pruebas, mi programa favorito no es el más barato y solo corre en Mac y el iOS (por eso, me disculpo): OmniOutliner (http://www.omnigroup.com/omnioutliner/). La app de iOS, si se quiere, es hasta más atractiva que la de Mac.

omnioutliner-structure-blackipad-2013-11-2-19-31.png

Otros programas que pueden utilizarse para elaborar esquemas y planificar obras (aunque no son tan especializados y tienen también otros usos) son el Circus Ponies Notebook (http://www.circusponies.com), para Mac y iOS; el OneNote (http://office.microsoft.com/es-hn/onenote-help/novedades-de-microsoft-onenote-2013-HA102749260.aspx), que forma parte del paquete de Microsoft Office, y el Evernote (http://evernote.com/), que es gratuito y puede utilizarse desde su aplicación web, sus versiones de Mac y Windows y sus apps para dispositivos móviles. Estos tres programas se parecen mucho en sus funciones —aunque difieren en sus interfaces y particularidades—. También tienen otra gran cantidad de funciones compatibles con la escritura creativa, el planeamiento y el seguimiento: llevar diarios, registrar el progreso, elaborar listas de pendientes, recopilar cierta información relevante y tomar notas generales. Muy recomendados los tres.

Líneas de tiempo

En una obra ficcional compleja, en donde existe una clara sucesión de eventos, con uno o varios arcos de historia y múltiples personajes, la línea de tiempo es una herramienta de gran utilidad. Aquí, el único programa que vale la pena mencionar es Aeon Timeline (http://www.scribblecode.com), diseñado para cumplir las necesidades creativas de una novela. Contempla el seguimiento de arcos de historia, líneas específicas por personaje y hasta calendarios personalizados. Los datos pueden sincronizarse con Scrivener para una experiencia más completa de ambos programas. Corre en Mac y Windows. Se puede adquirir en este momento con un 20 % de descuento, desde un vínculo en los foros de NaNoWriMo y los ganadores tendrán un 40 % de descuento.

manipulate_editing-2013-11-2-19-31.png

Concentración y productividad

Por último, para quienes sean amigos del uso de herramientas de autorregulación, puede ser útil tener a mano algún programa para obligarse a trabajar y bloquear cualquier otra distracción. En este sentido, nada le gana a Vitamin-R (http://www.publicspace.net/Vitamin-R/), que se puede combinar con Concentrate (http://www.getconcentrating.com), para bloquear, por ejemplo, Facebook y Twitter. Ambos son programas de pago y exclusivos de Mac.

duration_screen-2013-11-2-19-31.png

Una alternativa gratuita es emplear la técnica Pomodoro (http://pomodorotechnique.com) con un reloj de cocina o hasta un cronómetro de mano. Basta fijar sesiones de escritura de 30 minutos y sentarse a cumplirlas, sin atender ninguna otra tarea o distracción. Si alguien llama a la puerta, se le pide que vuelva al terminar el “pomodoro”. Se toman descansos de cinco minutos y se va al siguiente “pomodoro” o segmento temporal. Es muy útil para aprovechar el tiempo en estas épocas de distracciones.

Estos programas se pueden complementar con apps de ruido blanco (incluido en Vitamin-R) y de frecuencias binaurales para estimular la corteza cerebral y los procesos mentales. Hay algunas apps muy buenas para iOS que cumplen esta función. Las secuencias están diseñadas para estimular el pensamiento creativo, la concentración, la solución de problemas, la inspiración y, en general, procesos mentales de todo tipo, según el interés del usuario. Mis favoritas son las de Banzai Labs (http://www.banzailabs.com/brainwaveapps.html).

AS_iPhone_2-2013-11-2-19-31.jpg BrainWave_iPhone_1-2013-11-2-19-31.jpg

En síntesis

Ninguna de estas aplicaciones es indispensable para escribir, no realmente. Para escribir solo hace falta… ¡escribir! Pero una vez que uno se familiariza con ellas y las incorpora en su flujo de trabajo, estas herramientas facilitan la vida y proporcionan un excelente marco para una experiencia creativa más profesional y completa. Se convierten en pequeñas claves del éxito y trucos que vale la pena compartir.

Y ahora, no más procrastinación. ¡A escribir!

2 comentarios

Archivado bajo Escribir, Escritura, Herramientas informáticas, Nuevas tecnologías, Scrivener, Software para escritores, Tecnología, Tecnologías de la palabra

Apps para escribir profesionalmente en el iPad (2)

Hay muchas razones por las cuales el iPad paulatinamente puede reemplazar a las computadoras portátiles: es más liviano, portátil, discreto y, sobre todo, tiene una batería de diez horas de duración que ninguna portátil ultraliviana iguala, ni siquiera la MacBook Air.

Uno de los artículos más populares de este blog es una entrada apenas preliminar que escribí hace unos meses sobre las mejores apps para escribir profesionalmente en este nuevo instrumento. Ofrezco aquí una segunda parte actualizada con el estado actual de aplicaciones de escritorio (OS X) que pueden sincronizarse con su homóloga u otra equivalente en el iPad (iOS 5).

¿Se puede editar en el iPad un proyecto ya en proceso?

Sí, es posible llevar al iPad cualquier proyecto ya iniciado, pero es necesario llevarlo de tal manera que la vida sea fácil, bella y sin complicaciones. En otras palabras, que uno pueda pasar al iPad cuanto añade en la computadora, leerlo, editarlo, acrecentarlo y luego verlo de nuevo en la computadora, con uno o dos clics. La vida moderna no nos deja tiempo para estar pasando horas trasladando proyectos de un programa a otro; y tampoco nos queremos confinar a un solo aparato.

¿Cuál app me conviene más?

La decisión de cuál será la mejor herramienta en el iPad para su proyecto dependerá, en primerísima instancia, de cuál aplicación de escritorio empleará usted para editarlo.

Si solamente utiliza un procesador de textos como Word, la decisión es simple: puede emplear Pages o cualquiera de las soluciones que prometen editar documentos de Office. Una advertencia: la sincronización con Pages no es tan sencilla. Hay que estar trasladando los archivos manualmente desde el iTunes o el iCloud. No es exactamente la mejor manera de lidiar con documentos en continua modificación, hora tras hora, día tras día.

Ahora bien, si ya emplea un programa diseñado para manejar proyectos complejos de escritura, la solución dependerá de si el programa que usted utiliza ya tiene o está diseñando una versión para iPad de su aplicación de escritorio. El estado actual de avance de versiones para iOS 5 se detalla a continuación.

Programas minimalistas para escribir

Algunos programas minimalistas diseñados para retirar todas las distracciones (no para administrar proyectos) ya tienen su versión de iPad: WriteRoom, iA Writer y Write or Die.

Estos entornos tienen sus propias ventajas, aun cuando no puedan sincronizarse con tanta facilidad con otras aplicaciones de escritorio fuera de sus equivalentes. En muchos casos, resulta de mucha utilidad escribir un rato en ellas y luego usar el antiguo método de copiar y pegar a una app que sí se sincronice bien con los proyectos en la computadora.

Scrivener

El equipo de Literature and Latte está considerando hacer una versión para iPad. No hacen promesas, pero están reuniendo información sobre sus potenciales características. El periodo en que un tentativo iScrivener podría estar listo es incierto, si es que llega a concretarse. Actualmente es posible leer, editar y sincronizar proyectos de Scrivener con Notebooks, SimpleNote e Index Card, entre algunas otras soluciones de resultados todavía sin perfeccionar.

screenshotcommentary.php-2011-12-5-22-50.jpg

Ulysses

La versión para iPad está en preparación. Fue anunciada hace algunos meses, pero no hay noticias recientes sobre el estado de avance. Sin embargo, su app Daedalus, exclusiva de iPad, merece la pena, aun cuando no sea viable sincronizarla con Scrivener u otras aplicaciones de forma eficiente.

21_searchreplace-2011-12-5-22-50.jpg=

Storyist

Ya existe versión para iPad que sincroniza con mucha facilidad con su versión de escritorio, a través de Dropbox. Se necesita la versión de escritorio para añadir y modificar estilos y para crear plantillas nuevas (personajes, locaciones, trama). La versión para iPad ya tiene contador de palabras.

Manuscript-and-Cards-2011-12-5-22-50.png

StoryMill

La versión para iPad está en preparación, pero no hay noticias sobre su estado de avance.

storymill-page-full01-2011-12-5-22-50.png

Final Draft

La versión para iPad está en preparación. Entre tanto, hay una app llamada FDX Reader diseñada para leer los archivos generados por este programa. Para modificar los archivos, se puede emplear Storyist para iPad, que sí reconoce el formato FDX, para luego leerlos en FDX Reader.

fd8-send-to-script-2011-12-5-22-50.png

Celtx

Ya existe versión para iPad.

Script640-2011-12-5-22-50.png

En síntesis

Hoy por hoy, el iPad ya es una poderosa herramienta para la escritura, puesto que paulatinamente están llegando las apps necesarias para sacar el máximo provecho de esta plataforma móvil.

El iPad es más personal que cualquier computadora, y ha redefinido el concepto portátil. Cuando pienso que Cervantes escribió su Quijote a mano, con plumas de ganso sobre papel; y que los grandes escritores del siglo XX escribieron sus obras al compás de las teclas de una máquina de escribir… solo puedo maravillarme sobre el potencial de esta nueva revolución tecnológica. Conózcalo, úselo, experimente y, quizás usted también pueda diseñar un flujo de trabajo fácil y sin dolor para convertir su iPad en un instrumento profesional para los oficios de la palabra.

16 comentarios

Archivado bajo Escribir, Escritura, Herramientas informáticas, Nuevas tecnologías, Scrivener, Software para escritores, Tecnología, Tecnologías de la palabra

Apps para escribir profesionalmente en el iPad

El iPad puede llegar tan lejos como sus aplicaciones. Y ya hay más de cien mil aplicaciones solo para iPad (sin contar las diseñadas para iPhone) y todos los días aparece alguna capaz de llevar este aparato un paso más lejos. ¿Cómo encontrar las mejores dentro de esta oferta tan vasta?

En un artículo anterior, había hecho una somera lista de aplicaciones para la escritura y la investigación. Entre otras, vale recordar el MacJournal y el Circus Ponies Notebooks, ambas excelentes para llevar diarios y, en el caso de Circus Ponies, tomar apuntes y grabaciones de clases, reuniones o planeamiento y administración de proyectos.

A esta lista conviene añadirle algunos programas nuevos o de funciones específicas para escribir profesionalmente en el iPad.

Storyist

Esta app se publicó hace apenas unos días, el 4 de agosto, pero ya está a la vanguardia de las aplicaciones para escribir en el iPad. La primera de sus novedades es un editor RTF integrado. Gracias a esto, se pueden aplicar estilos, negritas, cursivas y listas numeradas al texto. Además, es posible incluir encabezados y pies de página.

Cuando se emplea bien la herramienta de estilos, el Storyist genera automáticamente un esquema del texto (outline) que se puede emplear para administrar la obra.

Pero su función más atractiva es la vista en tarjetas: cada título o sección se muestra como una tarjeta, a la que se le puede añadir una descripción. Cuando se cambian las tarjetas de lugar, también el texto cambia de lugar.

La aplicación se sincroniza a la perfección con la versión para Mac de este programa a través de Dropbox.

El Storyist para Mac es, desde hace unos años, una de las aplicaciones profesionales para la escritura, enfocado a la creación de novelas y guiones. Incluye plantillas de personajes, locaciones y control del arco de la historia. Las plantillas pueden modificarse y personalizarse a voluntad.

Limitaciones de la versión de iPad: se pueden aplicar estilos, pero no crearlos; se puede añadir información a las plantillas, pero no modificar su estructura. Para ambas funciones, se requiere de la versión de Mac.

OmniOutliner

Esta no es una aplicación para escribir dentro de ella, sino para organizar, estructurar y administrar un escrito. Su equivalente en Mac es una de las herramientas preferidas por los escritores profesionales, aun cuando haya otras más sencillas, atractivas o baratas.

La versión de OmniOutliner para iPad es, si se quiere, más atractiva que la de Mac y tiene algunas funciones muy poderosas: estilos de texto, numeración automática completa y compleja (estilos anidados), filas y columnas, notas, colores distintos para las celdas, casillas de verificación, fechas, vínculos y adjuntos (como imágenes).

Es un programa poderoso y su versión móvil es imprescindible para la escritura profesional. Es fácil de usar, reconoce los documentos realizados en la versión para Mac y es tan completo que se puede usar de forma independiente.

Notebooks

Utilizo esta aplicación principalmente porque puedo sincronizarla con Scrivener para Mac, a través de Dropbox. Me permite hacer lo mínimo: ver todo lo que tengo escrito en un proyecto y añadirle documentos nuevos, notas o ideas. Es un reemplazo del cuaderno de notas que todo escritor anda siempre consigo.

Adicionalmente, Notebooks tiene algunas ventajas para la escritura: conteo de palabras o caracteres (según lo defina el usuario), un zoom muy versátil (con el gesto de “pellizco”) y una página similar a un cuaderno.

Limitaciones: las funciones de formato de texto solo pueden aplicarse en formato HTML (y, por lo tanto, ya no se puede sincronizar con Scrivener, que solo admite los documentos formato .txt). No se puede “administrar” un proyecto: cambiar documentos de lugar, organizar jerárquicamente, añadir metadatos a cada documento…

iA Writer

El encanto de esta app está en su entorno minimalista: un estilo tipográfico muy descansado para la vista y un entorno especialmente diseñado para escribir sin distracciones. El iA Writer tiene conteo de palabras y caracteres, y conforme uno avanza, le va indicando no solo cuántas palabras lleva, sino el tiempo que una persona tardaría leyendo ese texto.

Limitaciones: solo trabaja en formato texto, por lo que no se pueden añadir características de formato (cursivas, negritas, etc.). Tiene sincronización con Dropbox, pero no puede sincronizarse con ninguna aplicación de escritorio para Mac, excepto con su aplicación gemela para OSX.

iThoughts

Esta es una app para hacer mapas mentales. La incluyo en esta lista porque es un recurso excelente para ayudar a organizar la escritura. Aunque ya existen muchas apps para la misma función, por lo que he probado hasta ahora, iThoughts es mi favorita: esquemas atractivos y coloridos, fácil de usar, se pueden añadir comentarios, relaciones entre los elementos y fotografías… Otra de sus ventajas es la exportación en diversos formatos, incluyendo PDF, y el respaldo a Dropbox.

Pages

La versión de Pages para iOS sigue siendo el mejor procesador de texto y cumple, para todos los efectos, todas las funciones básicas de Pages o Word. Carece de herramienta de comentarios y seguimiento de cambios. Sí tiene paleta de estilos, negritas y cursivas, tablas… No obstante, como cualquier procesador de texto, no es la mejor herramienta para escribir proyectos largos y complejos.

En síntesis

Cada uno de los programas aquí mencionados tiene una función y se adapta a una forma de escritura. Algunas personas, como yo, los podemos usar todos en momentos y contextos distintos.

Por ejemplo, estoy usando el Storyist con un proyecto largo, complejo y muy estructurado, ya avanzado, en donde además necesito todas las herramientas de formato de texto a las que pueda echar mano.

El Notebooks, en cambio, lo tengo asociado a una obra caótica, en pleno proceso creativo, desde donde he escrito piezas de un rompecabezas que yo apenas comienzo a comprender.

El iWriter me sirve para esos escritos inconexos, notas del momento, un poema suelto o el inicio de un cuento, algo que podría llegar a ser un proyecto…

El Circus Ponies Notebook es perfecto para manejar el planeamiento, el diario de la obra, fragmentos de ideas o datos interesantes. Además, es imprescindible en una vida cotidiana que esté llena de reuniones, conferencias, clases…

El MacJournal es donde tomo apuntes para mis blogs, pensamientos muy míos, escritura personal y ajena a todo proyecto profesional, conato de novela u obra académica.

Y, desde luego, el Pages, el OmniOutliner y el iThoughts son herramientas paralelas, ayudas de la escritura, instrumentos para darle forma a lo sin forma; o para darle un seguimiento efectivo a las obras largas y complejas.

Si usted tiene interés en crear un flujo de trabajo profesional en el iPad, para esas horas del día en que está lejos de su computadora, le recomiendo que explore, analice sus opciones y arme su propio paquete de programas para escritura profesional.

 

Artículos relacionados

Apps para escribir profesionalmente en el iPad (2)

19 comentarios

Archivado bajo Era digital, Escribir, Escritura, Herramientas informáticas, Nuevas tecnologías, Scrivener, Software para escritores, Tecnología

¿Puede el iPad desplazar la computadora portátil?

Esta es una de las grandes preguntas del momento. Quienes no lo han utilizado, lo ven como un iPhone grande o como un lujo bueno para… ¿qué? Así, cuando me ven absorta en mi iPad, ya sea en algún juego o con alguna app “de verdad” siempre surge la pregunta: ¿qué se puede hacer con esto?

De mi parte, soy muy honesta: se puede hacer mucho, pero tiene sus limitaciones con respecto a una computadora. Y es verdad: las tiene. ¿Cuáles? Hay que verlas caso por caso. Puedo hacer casi de todo, en esencia, pero algunas tareas han requerido de toda mi creatividad y de encontrar la “app” correcta. Esto, en parte, se debe a la inamadurez de las aplicaciones y del iOS, todavía en pleno proceso de gestación.

Pero esto no se lo explico a la gente en la calle, me lo callo. Nada más respondo con una verdad que, sin su contexto, es una verdad a medias. Inmediatamente recibo una mueca de desencanto y la siguiente pregunta es casi siempre la misma: “Pero ¿se puede navegar en Internet y ver el correo electrónico?”. La paz vuelve cuando respondo que sí. No solo se puede: es, si se quiere, más cómodo y agradable que hacerlo desde una computadora, por la ergonomía del aparato y su cercanía, en la posición de lectura, al periódico, la revista y el libro.

¿Por qué el desencanto y por qué la ilusión? ¿Qué quiere la gente? ¿Qué piensan que es el iPad? ¿Por qué lo preferirían a una computadora?

Y es que, especulo, muchas personas no necesitan ni quieren una computadora y todas las complejas funciones que sus sistemas operativos y costosos programas permiten realizar.

Por ahora, utilizo el iPad como un excelente complemento de la computadora, no como un reemplazo. Es más, algunas tareas son una delicia en el iPad; mientras que son dolorosas o imposibles en las computadoras. Pienso, específicamente, en la lectura en cualquiera de sus formas: noticias, artículos, páginas web, libros… Muchos materiales digitales habían esperado, saltando de un disco duro a otro, hasta que yo encontrara la solución ergonómicamente más viable para leerlos. Ni siquiera mi MacBook Pro logró obligarme a leer en pantalla. Ahora, con el iPad, me he pescado en un constante vaivén: cuando encuentro algo que quiero leer, instantáneamente busco la manera de desplazarlo desde la computadora hasta el iPad.

Especialmente atractivas son las posibilidades de tomar un archivo PDF y subrayarlo, comentarlo y marcarlo como si fuese una página de papel: con anotaciones a mano, círculos, dibujos… No. En la computadora no se puede. Punto.

Para que un objeto “desplace” a otro, se necesita que ambos traten de ocupar la misma posición en el espacio. ¿Tuvieron las computadoras ese lugar en primer lugar? Mi respuesta, especulativa y personal, es “no”. El iPad –y ojo, no estoy diciendo cualquier tableta o lector dedicado, como el Kindle– está llegando a un público que, de todas maneras, había descartado la computadora como una posibilidad: no la querían, no la necesitaban, no la podían pagar o, simplemente, no se creían capaces de aprenderla a usar.

La computadora se mantiene como un objeto de lujo, elitista, amenazante, como ha sido siempre, mientras el iPad ha sido adoptado por la cultura de masas: lo rifan en el supermercado y en las estaciones de servicio, se ha convertido en el nombre por excelencia de cualquier aparato similar y se ha convertido en el objeto tecnológico más deseado, después del teléfono inteligente.

¿Desplazará a la computadora portátil? Mientras el iPad no cumpla funciones realmente profesionales, no. Pero es un objeto que ha llegado para cumplir muchas funciones que una computadora portátil es incapaz de llenar.

Nota: para saber y demostrar hasta dónde puedo ir desplazando mi computadora con mi iPad, este ha sido el primer artículo de Nisaba escrito por completo y publicado desde el iPad. Esos son los pequeños retos que nos demuestran hasta dónde puede llegar la nueva tecnología.

2 comentarios

Archivado bajo Era digital, Herramientas informáticas, Nuevas tecnologías, Tecnología