Herramientas útiles para escribir novela

Hoy es el segundo día de NaNoWriMo (http://nanowrimo.org), el mes nacional de escritura de novelas, y vale la pena hacer un repaso de algunas herramientas útiles para la escritura profesional.

Desde luego, para poner palabras por escrito, la base será siempre la misma: bastará papel y lápiz, y si solo eso se tiene, está bien. No falta más.

Pero si ya entramos a un mundo electrónico, se dispone de muchas más herramientas para poner el pensamiento por escrito, organizar las ideas, hacer un seguimiento del progreso y hasta bloquear las distracciones. Vale la pena conocer cuáles pueden ser las más útiles para hacer el salto del garabateo en papel a verdaderos instrumentos para sostener una alta y eficiente productividad.

Este artículo reúne mis herramientas favoritas.

Programa de escritura

El primer paso es elegir un adecuado programa o plataforma de escritura que sea ágil y óptimo para la creación de proyectos largos, como una novela. Olvidémonos aquí de los procesadores de texto tradicionales.

Tras mucho probar, mi programa favorito es Scrivener (http://www.literatureandlatte.com). Corre en Macintosh, Windows y Linux (más o menos); y la versión de Mac ya está disponible en español. Es un programa de pago pero con un precio muy accesible. Hay un 20 % de descuento para los participantes de NaNoWriMo y un 50 % para los ganadores. Este es el mes ideal para poner el programa a prueba, porque se libera una versión de evaluación que caducará a mediados de diciembre en lugar de los 30 días usuales.

screenshotcommentary.php-2013-11-2-19-31.jpg

Otros programas de Mac especializados en la escritura creativa son Ulysses (http://www.ulyssesapp.com), que sincroniza con Daedalus, una estupenda app para iPad y iPhone; y Storyist (http://www.storyist.com), con una excelente contraparte para iPad y iPhone.

En Windows, uno de los programas de pago favoritos es Liquid Story Binder (http://www.blackobelisksoftware.com), en este momento con 50 % de descuento con ocasión del NaNoWriMo.

Otras opciones gratuitas son yWriter (http://www.spacejock.com/yWriter5.html), para Windows, y Lit Lift (http://www.litlift.com), una aplicación web para la escritura creativa.

Para combatir el bloqueo de escritura (y participar en las guerras de palabras), el mejor instrumento es Write or Die (http://writeordie.com), en cualquiera de sus versiones: aplicación web gratuita, aplicación para Mac, Windows o Linux y app para iOS. Este programa obliga a escribir contrarreloj, con la amenaza de aplicar algún castigo si se detiene el flujo de palabras, como alertas o el más drástico borrado en reversa.

Lluvia de ideas

Los procesos creativos de cada persona son distintos, pero a menudo surgen ideas por aquí y por allá que urge recopilar de alguna manera: fichas, anotaciones, esquemas a mano alzada… Desde luego, nada impide hacerlo en papel y tener un cuaderno de notas siempre listo para recopilar esas ideas fugaces que se aparecen en el momento menos esperado.

Ahora bien, si se quieren herramientas digitales para hacerlo, lo mejor es acudir a los programas para elaboración de mapas mentales. Cuán estructurados o libres sean dependerá del tipo de proceso creativo que realiza cada persona.

Los creadores de Scrivener han diseñado un programa para este proceso, Scapple (http://www.literatureandlatte.com/scapple.php), muy libre y poco estructurado que permite reproducir la experiencia de poner texto por aquí y por allá en una hoja de papel. Se plantea como un programa específico para la escritura creativa y a un precio razonable ($15), con 20 % para participantes de NaNoWriMo. El programa corre en Mac y Windows.

scapple-showcase-centrepiece4-2013-11-2-19-31.png

Hay gran cantidad de programas genéricos para hacer mapas mentales, desde los gratuitos, como el FreeMind (http://freemind.sourceforge.net/wiki/index.php/Main_Page), hasta algunos programas que sobrepasan los $150. No recomendaré ninguno en particular, porque aquí la selección dependerá por entero de cómo trabaje la mente de cada quien.

Planeamiento de obra

Una obra puede adquirir forma mucho antes de iniciarse la escritura. Para quienes tienen la capacidad y la necesidad de planificar, elaborar una lista con viñetas no es suficiente. Se necesita una herramienta que permita ciertas cosas, como establecer jerarquías, elaborar una descripción para cada ítem y, si se puede, hacer un seguimiento de tareas. Scrivener tiene la modalidad de outline o bosquejo, pero solamente se pueden ver los documentos ya creados; no es tan funcional para planificar con antelación.

Tras muchas pruebas, mi programa favorito no es el más barato y solo corre en Mac y el iOS (por eso, me disculpo): OmniOutliner (http://www.omnigroup.com/omnioutliner/). La app de iOS, si se quiere, es hasta más atractiva que la de Mac.

omnioutliner-structure-blackipad-2013-11-2-19-31.png

Otros programas que pueden utilizarse para elaborar esquemas y planificar obras (aunque no son tan especializados y tienen también otros usos) son el Circus Ponies Notebook (http://www.circusponies.com), para Mac y iOS; el OneNote (http://office.microsoft.com/es-hn/onenote-help/novedades-de-microsoft-onenote-2013-HA102749260.aspx), que forma parte del paquete de Microsoft Office, y el Evernote (http://evernote.com/), que es gratuito y puede utilizarse desde su aplicación web, sus versiones de Mac y Windows y sus apps para dispositivos móviles. Estos tres programas se parecen mucho en sus funciones —aunque difieren en sus interfaces y particularidades—. También tienen otra gran cantidad de funciones compatibles con la escritura creativa, el planeamiento y el seguimiento: llevar diarios, registrar el progreso, elaborar listas de pendientes, recopilar cierta información relevante y tomar notas generales. Muy recomendados los tres.

Líneas de tiempo

En una obra ficcional compleja, en donde existe una clara sucesión de eventos, con uno o varios arcos de historia y múltiples personajes, la línea de tiempo es una herramienta de gran utilidad. Aquí, el único programa que vale la pena mencionar es Aeon Timeline (http://www.scribblecode.com), diseñado para cumplir las necesidades creativas de una novela. Contempla el seguimiento de arcos de historia, líneas específicas por personaje y hasta calendarios personalizados. Los datos pueden sincronizarse con Scrivener para una experiencia más completa de ambos programas. Corre en Mac y Windows. Se puede adquirir en este momento con un 20 % de descuento, desde un vínculo en los foros de NaNoWriMo y los ganadores tendrán un 40 % de descuento.

manipulate_editing-2013-11-2-19-31.png

Concentración y productividad

Por último, para quienes sean amigos del uso de herramientas de autorregulación, puede ser útil tener a mano algún programa para obligarse a trabajar y bloquear cualquier otra distracción. En este sentido, nada le gana a Vitamin-R (http://www.publicspace.net/Vitamin-R/), que se puede combinar con Concentrate (http://www.getconcentrating.com), para bloquear, por ejemplo, Facebook y Twitter. Ambos son programas de pago y exclusivos de Mac.

duration_screen-2013-11-2-19-31.png

Una alternativa gratuita es emplear la técnica Pomodoro (http://pomodorotechnique.com) con un reloj de cocina o hasta un cronómetro de mano. Basta fijar sesiones de escritura de 30 minutos y sentarse a cumplirlas, sin atender ninguna otra tarea o distracción. Si alguien llama a la puerta, se le pide que vuelva al terminar el “pomodoro”. Se toman descansos de cinco minutos y se va al siguiente “pomodoro” o segmento temporal. Es muy útil para aprovechar el tiempo en estas épocas de distracciones.

Estos programas se pueden complementar con apps de ruido blanco (incluido en Vitamin-R) y de frecuencias binaurales para estimular la corteza cerebral y los procesos mentales. Hay algunas apps muy buenas para iOS que cumplen esta función. Las secuencias están diseñadas para estimular el pensamiento creativo, la concentración, la solución de problemas, la inspiración y, en general, procesos mentales de todo tipo, según el interés del usuario. Mis favoritas son las de Banzai Labs (http://www.banzailabs.com/brainwaveapps.html).

AS_iPhone_2-2013-11-2-19-31.jpg BrainWave_iPhone_1-2013-11-2-19-31.jpg

En síntesis

Ninguna de estas aplicaciones es indispensable para escribir, no realmente. Para escribir solo hace falta… ¡escribir! Pero una vez que uno se familiariza con ellas y las incorpora en su flujo de trabajo, estas herramientas facilitan la vida y proporcionan un excelente marco para una experiencia creativa más profesional y completa. Se convierten en pequeñas claves del éxito y trucos que vale la pena compartir.

Y ahora, no más procrastinación. ¡A escribir!

2 comentarios

Archivado bajo Escribir, Escritura, Herramientas informáticas, Nuevas tecnologías, Scrivener, Software para escritores, Tecnología, Tecnologías de la palabra

2 Respuestas a “Herramientas útiles para escribir novela

  1. Qué interesante. Jamás imaginé que existieran herramientas tan sofisticadas para el proceso de la escritura. Pregunto, ¿qué tan efectivas serán? ¿qué tanto ayudan a aumentar la productividad? ¿hay alguien que pueda contar su experiencia? Me refiero, sobre todo, a las que sirven para aumentar la productividad, ya que esa es una de las deficiencias de las que padecemos muchos que intentamos hacer eso, y que se ve reflejado en una gran cantidad de textos empezados y abandonados en la octava o décima línea para nunca más retomarlos. Una herramienta que ayude a combatir eficazmente esta situación sería muy interesante.

    Saludos,

    • Jacqueline Murillo

      No puedo negar que el principal responsable por aumentar su productividad es uno mismo. Ahora bien, las herramientas que he puesto aquí son las que utilizo todos los días y, en efecto, puedo dar fe de su capacidad para aumentar mi productividad personal en muchos aspectos. Por ejemplo, el uso de Scrivener frente al Word tiene muchas ventajas en términos de un proceso de escritura, como el hecho de no tener que perder tiempo en cosas tan absurdas como buscar la última página en la que uno estaba escribiendo, así esté en medio del manuscrito. Scrivener se queda donde uno lo dejó. Eso garantiza que uno se vaya a dormir en la noche, abra la computadora en la mañana y todo está exactamente en su lugar, a pesar de haber apagado y reiniciado. Otra ventaja del Scrivener para esa clase de textos cortos inconclusos es que funciona por “fragmentos”, así que uno puede escribir tanteos y tanteos y tanteos, todos en documentos aparte dentro del mismo proyecto, hasta que encuentre la voz con la que se quedará su texto. Luego se facilitará la labor de organizar, reorganizar, fusionar, eliminar, probar diversas configuraciones, aislar personajes, etc., gracias a las herramientas de organización del programa.

      Otra aplicación excelente para disparar la productividad es el Vitamin-R. Cuando me veo muy distraída, sobre todo absorbida por las redes sociales, simplemente enciendo el programa y fijo el tiempo que puedo destinar a las actividades superfluas. Pongo, por ejemplo: 15 minutos de FB… o de lectura de correo… El programa comienza a avisarme del tiempo que transcurre y cuando ha terminado. Ahí es cuando uno se da cuenta de la cantidad de horas que pasa metido en tareas irrelevantes. Es una llamada de atención para ponerse a hacer lo que a uno le corresponde.

      Las apps de sonidos binaurales son excelentes para aumentar la productividad. Las he utilizado unos tres años ya, y me han servido para concentrarme en días en que estoy mariposeando, para disminuir dolores de cabeza, para sintonizarme con un estado creativo… Así, en lugar de perder tres horas y no escribir nada, la app estimula mi corteza cerebral y, cuando me doy cuenta, estoy tecleando sin parar.

      Writer or die también es excelente para obligarse a escribir sin tregua. En NaNoWriMo, mucha gente lo utiliza para ponerse al día con sus conteos de palabras y echarse 4000 palabras en una sentada. Lo más que he escrito yo han sido unas 2000 en menos de 30 minutos (bueno, es que tecleo a 90 palabras por minuto…).

      En cuanto a los textos abandonados, pues eso ya es cosa de cada quien. Yo tengo tres novelas a medio palo, pero no tengo tres o cuatro líneas de cada una: tengo más de 60.000 palabras de cada una. Eso es diferente, diría yo… Pero un ejercicio estupendo para crear rutina de escritura y aumentar la productividad es participar en NaNoWriMo (hemos hablado mucho de eso en este blog, durante este mes), porque le ponen a uno el reto de escribir 50.000 palabras en un mes. El tema ahí es escribir sin juzgar, solo escribir. “Dejarse de varas”, diríamos en buen “tico” (slang costarricense), y simplemente darle la oportunidad a la historia de desarrollarse frente a nuestros ojos, soltarse, dejarnos llevar como escritores y mostrar sus virtudes y defectos. Luego de un tiempo escribiendo así, uno se da cuenta de que sí se puede ir más allá de unas pocas líneas al día.

      En fin, este es mi propio “testimonio”. Este artículo no tiene el objetivo de promocionar software, sino de compartir mi experiencia en la búsqueda de las herramientas que me han ayudado a disminuir la resistencia y el ruido que provoca la carencia de las herramientas adecuadas para escribir. Al menos para mí, sí: mi productividad nunca es la misma cuando me veo restringida a usar Word en Windows…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s