Lenguaje inclusivo: integrar en lugar de dividir

El principal interés del lenguaje inclusivo de género es la incorporación de la figura femenina dentro de la enunciación. Que sea mencionada, vista, traída a la consciencia cuando se lee. Que esté ahí y no escondida detrás del velo del masculino genérico, de la tradicional morfología de la palabra.

Pero ¿qué ocurre cuando comenzamos a decir “todos y todas pensamos”, “todos y todas hacemos”, “todos y todas somos”? No importa el verbo. Intercámbielo con cualquiera a su disposición.

El problema es que esta forma de visibilización conlleva otro riesgo: la división. En lugar de sintetizar, crea la figura separada de dos grupos antagonistas: uno de hombres y otro de mujeres. O uno de mujeres y otro de hombres, según sea su preferencia en cuanto al orden.

En el esfuerzo de tratar de hacer visible a la mujer, se desintegra la unidad de la humanidad como conjunto de personas de ambos sexos, mezcladas, reunidas y entrelazadas en la cotidiana acción de la vida.

La duplicación constante, sin análisis, aplicada de manera automática, en cualquier contexto y sin un legítimo propósito enunciativo preciso y bien estudiado detrás, anula la generalización pero crea una dialéctica de conflicto. Hombres versus mujeres en lugar de hombres y mujeres.

Por esa razón, si solo fuera por esa razón solamente, conviene limitar al máximo la duplicación en los textos y reemplazar “todos y todas” por “todas las personas”. La cantidad de palabras es la misma, pero el efecto resultante es un grupo, una unidad integrada y no la división entre dos frentes opuestos.

Los niños y las niñas no están sentados unos a la mitad de la clase y las otras al otro extremo. Se reúnen, juegan, cantan y ríen incluso al margen de sus diferencias sexuales (hasta que la sociedad se encarga de marcárselas).

Así, cuando usted sienta la necesidad de hacer visibles a las niñas en el texto, no acuda sin pensarlo a la duplicación. Medítela, recree en su mente la imagen evocada por sus palabras y reformule su texto. La mejor manera de traer las niñas a la luz es convertirlas en personajes activos de su escritura, integradoras y conscientes, capaces de tomar decisiones y llevar la antorcha ante cualquier situación. No son meros apéndices de la expresión gramatical, no son una aclaración textual, no son —y jamás deberían serlo— un simple añadido artificial en la mesa de corrección.

Anuncios

12 comentarios

Archivado bajo Corrección de estilo, Lenguaje inclusivo

12 Respuestas a “Lenguaje inclusivo: integrar en lugar de dividir

  1. Anónimo

    Estimadísima Jacqueline:
    Estoy de acuerdo en este punto como generador de disensiones antes que de paridades.
    Me gustaría señalar también lo desacertado y arbitrario que considero el uso que suele hacerse de la arroba, contradictorio con la intención de quienes la utilizan. Obsérvese bien el diseño de tal símbolo (@) y se vérá que la “a” queda casi -con apenas un insterticio bajo de aire para sobrevivir- ahogada por la “o” sin siquiera ser independiente, sino que es arrastrada por esa redondez mayor que la devora, o que subsume como en un gran bostezo. Como si la ideología invirtiese a la biología en la forma uterina de lo masculino y fetal de lo femenino.
    Personalmente lo siento como un despojo total, la anulación de lo femenino en todas sus posibilidades. Tal vez me exceda en la apreciación. Pero la única simultaneidad que encuentro posible es el neutro -y no lo somos- o la creación de un término bigenérico válido para ambos. Obviamente, el lenguaje vive, cambia, tiene historia y no admite este tipo de imposiciones.
    Muchas gracias por tus artículos.

    • Jacqueline Murillo

      Gracias por los comentarios y llamarnos a la reflexión sobre el uso de la arroba. Impronunciable como es, parece una buena intención mal realizada. Saludos.

  2. Coincido plenamente. No obstante no me queda claro si la autora de la entrada está a favor del uso de “todos” en vez de “todas las personas”. ¿Consideras (perdona que te tutee, pero no puedo tratar con distancia a una amante de las letras) correcto el uso del masculino como genérico? Por poner otro ejemplo: ¿es lo mismo para ti “los alumnos” que “el alumnado”? Sobra decir que para mí sí.

    • Marisa

      Sí, por ahora sí. Veremos que decide el hablante en sus vaivenes seculares.
      Saludos.

      • Jacqueline Murillo

        Sí, Marisa, veremos. Pero depende mucho también del país y del contexto. En Costa Rica, el asunto está avanzando hacia la inclusión de la mujer en el discurso hablado. Se ha difundido rápidamente a través de los medios de comunicación y de las personas encargadas de la educación. Con esos dos frentes, en menos de una generación ya habrá terminado de calar…

    • Jacqueline Murillo

      Hola Ángel: me gusta usar “todas las personas” siempre que puedo, pero no soy —ni creo que pueda serlo— radical en su aplicación. A veces se me van algunos… y es que a veces, la fuerza del discurso pesa más… Pero sí, en principio, y aunque me cueste revisar diez veces el mismo texto, cuando puedo, escribo “todas las personas”. ¿Es lo mismo “los alumnos” que “el alumnado”? No existe la sinonimia perfecta, es una lección de la filosofía de la lengua; pero están lo suficientemente cerca como para ser admisibles. Con lo que no estoy de acuerdo es con acusar de masculino todo lo que termina en “o”, ni considerar femenino todo lo que termina en “a”. La palabra “persona” es femenina, pero bien puede describir a un individuo de sexo masculino (o a un grupo de ellos). En ese sentido, cometería el mismo pecado que el masculino genérico. Pero no nos queda otro recurso: esa es la lengua que tenemos. Y tan fuertes son nuestras viejas estructuras que aún si inventáramos un género bigenérico artificial (algo terminado en “e”, por ejemplo), si en nuestras mentes el masculino sigue dominando, con el tiempo también lo veríamos masculino. La verdadera cruz de la lengua está en el punto de vista desde donde se enuncia, no solo en las partículas flexivas que, cuando se estudian en detalle, se pueden diferenciar con toda claridad. El pecado del español fue hacer coincidir la “o” genérica con la “o” masculina. Es el deber de nuestra generación encontrar una manera de subsanar ese viejo error, por el bien del mundo que enunciamos con nuestras palabras.

    • marisa

      Ángel, me olvidaba: por otro lado, el alumnado también es masculino, a pesar de ser genérico… Otro caso sería, por ejemplo, los pobladores/la población -y aquí población es femenino…-. No tenemos genéricos o neutros como el inglés…
      Es bastante complejo.

  3. Marisa

    Por favor, añadan el acento en el qué…

    • Jacqueline Murillo

      Hola Marisa: he leído y releído el artículo y no encuentro el “qué” acentuado que señalas. Si te refieres a “Que sea mencionada”… no, no lleva acento. No es una frase interrogativa ni exclamativa. Por muchas razones gramaticales que serían tema de otro artículo, no lleva acento.

      • marisa

        Tarde pero constante: Jacqueline, no me refería a tu artículo, sino que era una plegaria para que corrigiesen mi comentario, donde dice:
        Veremos que decide el hablante en sus vaivenes seculares.
        Debiera decir:
        qué decide…
        ¡Perdón si interpretaste que te estaba indicando un error!

  4. Florencia Verlatsky

    ¡Acuerdo por completo! Y me encanta tu manera de expresarte, tu escritura.
    “Todos y todas” es un disparate lógico, además. “Todos” son… todos: los hombres y las mujeres, los niños y las niñas. Como bien decís, buscando integrar se llega a separar.
    También es absurda la costumbre de reemplazar la “a” o la “o” por “@”, signo que uno tiende a leer como una “a”, no como “neutro”. ¡Tendremos que encontrar otras maneras de incluir!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s