¿Cómo sincronizo el iPad con Scrivener?

Para quienes tengan interés en acceder a sus proyectos de Scrivener desde su iPad o iPhone, existen algunas soluciones remediales que, por ahora, son suficientes para llevarse un proyecto completo, leerlo, editarlo y añadirle textos.

La app más eficiente que he encontrado hasta el momento es Notebooks, por ser la única herramienta que permite una sincronización sin problemas, a través de Dropbox, con la función Sync with External Folder en el menú de Edit, en Scrivener.

La interfaz de Notebooks no es quizás la más atractiva de las apps de iPad para escritura. Hay quienes se quejan del exceso de información, como se muestra en la siguiente imagen:

mzl.jgalzkxj.480x480-75-2011-12-17-12-44.jpg

Sin embargo, con creatividad y la manipulación de las preferencias del programa, y colocando el iPad en posición vertical en lugar de horizontal), se puede lograr un entorno minimalista de escritura, mucho más limpio y adecuado, adaptado a las necesidades visuales y gustos de cada quien, como el siguiente:

IMG_0684-2011-12-17-12-44.jpg

Procedimiento

La configuración de la sincronización entre Scrivener y Notebooks a través de Dropbox es relativamente sencilla y solo debe realizarse una vez.

  1. Si no la tiene ya, abra una cuenta de Dropbox.
  2. Configure Notebooks en el iPad o iPhone para que se sincronice con esa cuenta. Esto se hace en Configuración > Importación, Exportación y Sinc > Dropbox Sync. La primera vez que sincronice, se creará automáticamente una carpeta en Dropbox titulada Notebooks.
  3. Dentro de la carpeta de Notebooks en Dropbox, haga una carpeta nueva con el nombre de su proyecto. Asegúrese de que esté vacía antes de sincronizarla por primera vez con Scrivener.
  4. En Scrivener, abra la ventana de sincronización con una carpeta externa. Esto se hace en File > Sync > With External Folder.
  5. En la sección Shared folder, seleccione la carpeta que acaba de crear en Dropbox (la que está dentro de la carpeta de Notebooks).
  6. Si solamente desea sincronizar los documents del manuscrito, sin los documentos adicionales, active únicamente la casilla Sync the contents of the Draft folder. Si además desea tener acceso a las otras notas fuera de su borrador principal, active también la opción Sync all other text documents in the project. Tome en cuenta que no tendrá acceso a documentos PDF, HTML o JPG, aunque estén en su proyecto de Scrivener.
  7. En la sección de Format recuerde elegir el formato texto (TXT) en lugar de RTF. De lo contrario, Notebooks podrá ver sus documentos, pero no podrá editarlos.
  8. Sincronice Notebooks de iPad o iPhone. Esto se hace en el botón superior de la ventana, donde dice Notebooks. Ahí se despliega un menú con la opción Sync Dropbox.

Capturadepantalla2011-12-17ala%252528s%25252913.35.57-2011-12-17-12-44.png

Una vez configurados ambos programas, usted debe recordar sincronizar siempre cuando termine de trabajar en cualquiera de las dos aplicaciones antes de pasarse a editar a la otra. Scrivener lo hace automáticamente al iniciar el programa o el proyecto y al renunciar o cerrarlo. También puede hacerlo manualmente en File > Sync > With External Folder.

Ventajas y desventajas

Ventajas del Notebooks

  • Se puede personalizar el tipo, tamaño y color de la letra.
  • Se puede cambiar el color del fondo.
  • Tiene un zoom muy eficiente que funciona con el gesto de pellizco.
  • Cualquier documento del proyecto de Scrivener o de la carpeta de notas (solo los documentos de texto) se puede leer en el iPad.
  • Cualquier texto añadido desde el iPad se importa a Scrivener con solo realizar la sincronización en un solo paso.
  • Cualquier formato aplicado desde Scrivener (negritas, cursivas, subrayados, etc.) se respeta cuando el documento viene de vuelta a Scrivener, siempre y cuando el texto no sea modificado directamente.
  • Tiene conteo de palabras o caracteres.
  • Se puede configurar una vista nocturna óptima para escribir.

Desventajas del Notebooks

  • No se pueden aplicar cursivas y negritas, puesto que debe sincronizar con archivos TXT. Si se comete el error de aplicar formato, el documento automáticamente es convertido a HTML y Scrivener no lo reconocerá.
  • No se puede cambiar el orden de los documentos desde el iPad.
  • Si el proyecto es muy grande, la navegación será incómoda porque se accede al proyecto mediante una lista plana de documentos.

Hay otras apps para escribir en el iPad, algunas más atractivas, pero con problemas de sincronización. También puede optar por soluciones híbridas, como escribir en un programa y emplear el Notebooks como puente para llevar sus textos a Scrivener. La decisión es suya. Al final del día, lo esencial es tener la libertad para escribir donde quiera, cuando quiera y como quiera, sin dolores de cabeza al pasar de una herramienta a la otra.

Deja un comentario

Archivado bajo Herramientas informáticas, Scrivener, Software para escritores

Los comentarios están cerrados.