Feliz día del libro

Hoy no puede ser un día cualquiera para quien ama los libros. Hoy es un día para dedicárselo a la palabra. No importa si pensamos que libro es solamente un volumen de hojas de papel encuadernadas por el lomo. Tal vez tengamos una memoria más distante y recordemos también libros inscritos en arcilla, tallados en piedra, pintados sobre hojas de palma y rollos de papiro. Hoy tal vez rememoremos los viejos códices, inspirados en aquellas tabletas de madera con una cubierta de cera para tomar apuntes rápidos y escribir bocetos de poemas. Las tabletas de hoy –las llamamos tablet– tienen una pantalla táctil, de alguna manera son una reminiscencia lejana de aquellos ancestros.

Hay quienes piensan en los libros de una forma más etérea. El libro es aquel texto unitario cuya existencia trasciende cualquiera de sus encarnaciones físicas y tangibles. Es el Quijote detrás de cualquier ejemplar o edición de la obra. Es La Obra detrás de El Libro.

En ese caso, podemos reconocer libros formados por hermosas entonaciones de voz, cantados por los antiguos poetas o interpretados por algún actor o lector profesional a quien le permitimos entrar en nuestro espacio íntimo a través del audiolibro.

Porque reconocemos la obra detrás del texto, les llamamos libros también a esos textos digitales que coleccionamos en bibliotecas virtuales y leemos en programas que imitan el paso de las páginas, la tinta del marcador y la letra manuscrita de nuestras notas al margen.

En cualquiera de sus formas, presentaciones, tamaños o encarnaciones, el libro solamente vive cuando una persona, en silencio o en alta voz, pronuncia y comparte sus palabras. Porque el libro que no es leído es igual a la partitura que no es interpretada: letra muerta.

Hoy, para celebrar el Día del Libro, el mejor tributo a ese viejo y buen amigo de siempre, sería, sin mucha pompa, simplemente leer. Lea en papel, en una tablet, en su computadora… pero lea. Léale a quien tiene a su lado, recuerde su libro favorito o recomiende algún libro en su Facebook.

O escriba. No puede haber libros sin artistas de la palabra.

La era digital no ha matado la lectura; solamente ha multiplicado las vías para seguir creando, produciendo, editando, vendiendo, comprando, prestando y leyendo libros.

4 comentarios

Archivado bajo Bibliofilia, Libros

4 Respuestas a “Feliz día del libro

  1. Héctor E. Espinosa

    Me parece muy buena ésta publicación, y muy acertada, además de adecuada, la recomendación: ¡leer!

    ¡Los libros nos hacen libres!

    • Jacqueline Murillo

      ¡Muchas gracias! Todos los días deberían ser el Día del Libro para recordar leer al menos un poco cada día.

  2. Hola,

    Viendo tu blog me quedo más tranquilo: no soy el único friki de las palabras :). Hoy, por ejemplo, le decía a mi mamá que se dice azucarero (y no azucarera) y azuquítar (y no azuquita)… Mi mamá me miraba y seguro pensaba: “He parido un montruo”.

    Te escribo por algo concreto, que tiene que ver más con mi profesión: profe universitario: ¿cómo se cita, APA style, un diccionario online? (más precisamente, es el de la RAE). No puedo encontrarlo por ninguna parte…

    Por lo demás, como soy muy creative commons, me entusiasmé con el style de la MHRA, sólo por ser público… Lástima que esté sólo en inglés y que mis colegas no sean tan jipis como yo… Si no, lo implementaría. Así, al menos, dejaríamos de molestar a los alumnos para que citen en base a un texto que ni está en biblioteca… (APA 6th ed.)

    Un saludo, y felicitaciones por tu trabajo de divulgación.

    J

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s